La fotovoltaica en el mundo: Naciones Unidas y Estados Unidos

La conferencia de las Naciones Unidas sobre el cambio climático (COP23) de este año comenzó el pasado día 6 de noviembre en Bonn con un llamamiento conjunto para que se mantenga la ruta del Acuerdo de París sobre el cambio climático.

La conferencia, que finalizará el 17 de noviembre, y se espera que culmine con la muestra, fomento y el lanzamiento de nuevas iniciativas de acción climática a nivel mundial, y la ampliación de otras ya existentes, por parte de todos los actores con miras a coordinar mejor los esfuerzos de todos de manera más eficiente, efectiva y transformadora.

Patricia Espinosa, Secretaria Ejecutiva de ONU Cambio Climático, dijo: “La COP23 en Bonn mostrará al mundo las dos caras del cambio climático. En primer lugar, el impulso positivo, resuelto e inspirador por parte de tantos gobiernos y de cada vez más ciudades, estados, empresas, líderes de la sociedad civil y agencias de la ONU, que se están alineando con los objetivos y las metas del Acuerdo de París”.

“En segundo lugar, el realismo se impone, con la evidencia de que los riesgos climáticos son cada vez mayores. El pulso del planeta se está acelerado, la población está sufriendo y la ventana de oportunidad se está cerrando. Juntos, debemos avanzar más lejos y más rápido para elevar el nivel de ambición y de acción para pasar a un nivel superior definitivo”, añadió.

Espinosa esbozó la labor que los Gobiernos abordarán en Bonn: con la prioridad de dar los siguientes pasos para asegurar que el sistema operativo del Acuerdo de París queda terminado a tiempo, y que los medios y arbitrios para aplicarlo quedan fortalecidos. Esas dos cosas son esenciales para poder cumplir el objetivo primordial del Acuerdo de París: mantener el aumento de la temperatura media mundial por debajo de 2 grados centígrados con respecto a los niveles preindustriales y lo más cerca posible a los 1,5 grados.

AEP, una de las mayores empresas de energía de Estados Unidos, anunció el pasado viernes en un comunicado de prensa que tiene previsto invertir 1,8 mil millones de dólares en nuevos proyectos de energías renovables entre 2018 y 2020. Este importe es casi cinco veces superior a la inversión que la empresa tiene a día de hoy en el sector de las energías limpias.

Actualmente, la empresa tiene 60 plantas de energía con una capacidad total de 26 GW, el 47 % de los cuales son de plantas de carbón. No obstante, en los últimos 10 años, la compañía ha dado un giro radical en su estrategia, y en lugar de invertir en la generación de energía, lo hace en transmisión y distribución.

El comunicado de prensa no ofrece muchos detalles, y aunque parece ser que la mayor parte de los 5,57 GW de proyectos renovables que pretender completar antes de 2025 serán de energía eólica, 1,37 GW serán de solar.