Investigadores americanos dicen que las micro-redes solares pueden ayudar a instalaciones militares ataques cibernéticos y físicos

Un equipo de expertos en políticas de ingeniería y energía de Universidad Tecnológica de Míchigan está dirigiendo una investigación para evaluar si las redes solares podrían ser un elemento de defensa contra posibles ataques cibernéticos y físicos contra las bases militares en los Estados Unidos. Los investigadores afirman que se necesitan 17 GW de capacidad fotovoltaica extra para garantizar la seguridad de las bases militares americanas y su independencia de la red estatal, que podrían ser dañada por ataques terroristas y desastres naturales.

Los científicos de la MTU también afirman que también las comunidades locales podrían beneficiarse de las micro-redes en las instalaciones militares. No obstante, solo 27 de las más de 400 bases militares de los Estados Unidos cuentan con micro-redes solares y, según afirman los investigadores, su seguridad está en riesgo, pues en caso de fallo dependen de generadores que funcionan con combustible.

El equipo considera que se necesitarían 2.140 GW, incluidos los 17 GW de las instalaciones militares, para proporcionar electricidad  con un 100 % de energía solar a todas las infraestructuras críticas de los Estados Unidos. Además, habría que añadir un sistema de micro-red híbrido de almacenamiento para proteger de posibles fallos de la red eléctrica. Actualmente el país cuenta con aproximadamente 40 GW de capacidad solar instalada.

Joshua Pearce, coautor de la investigación afirma: “Invertir en micro-redes nos haría objetivamente más seguros y la inversión se amortizaría, pues después de la inversión inicial en la instalación fotovoltaica, el ejército disfrutaría de energía eléctrica gratis durante los próximos 25 años”.