Investigadores estadounidenses desarrollan un nuevo método de desalinización con solar

Las plantas de desalinización resultan de vital importancia en muchas partes del mundo. Actualmente hay operativas miles en más de 150 países. No obstante, el proceso de desalinización requiere mucha energía y es muy costoso, si bien esto podría cambiar en el futuro gracias a una nueva investigación dirigida por el Centro de Nanotecnología de la Universidad Rice de Houston (Texas). El equipo ha creado una técnica denominada “destilación solar por membrana activada por nanofotónica” (NESMD, por sus siglas en inglés): el agua salada caliente pasa por un lado de la membrana porosa y, por el otro, circula agua fría potable. El vapor de agua generado resulta naturalmente atraído a través de la membrana por el lado frío, al que se une el vapor ya desalado del agua de mar.

Esta nueva tecnología se basa en nanopartículas de ingeniería capaces de usar un 80 por ciento de la luz solar para generar vapor. Los resultados de la investigación se han publicado en la prestigiosa revista Proceedings of the National Academy of Sciences (PNAS).

“Al contrario de lo que sucede con la destilación con membrana tradicional, la NESMD incrementa su eficiencia cuando se hace a mayor escala”, dice Naomi Halas, directora de la investigación. “Requiere una mínima energía de bombeo para la conversión y hay varias formas en las que podemos seguir optimizando la tecnología para hacerla más eficiente y productiva”.

Así, esta tecnología podría ser una solución para los mil millones de personas que no tienen actualmente acceso a agua potable.