La fotovoltaica en el mundo: Irán, India, Estados Unidos y Ucrania

La energía solar ha tardado muchos años en desarrollarse en Irán. El país del Medio Oriente, sin embargo, podría ver ya este año más de 700 megavatios de potencia instalada de fuentes renovables, la mayor parte de fotovoltaica, conectada a la red. El gobierno iraní, de hecho, ha decidido cambiar la autoridad responsable de gestionar las renovables y dar más impulso al programa de tarifas de inyección para la solar. En una entrevista con pv magazine, el presidente de la asociación local de renovables, Moslem Mousavi, explica que, aunque los proyectos solares instalados con componentes producidos en Irán tengan derecho a una mayor tarifa de inyección, todavía no se ha realizado ningún proyecto de este tipo, y que solo se están construyendo plantas con módulos importados. Por otra parte, las fábricas de paneles que ya existen o se están desarrollando apenas tienen una capacidad total de 45 megavatios.

En la India, el gobierno ha decidido aumentar el IVA para productos solares. La subida del impuesto, según explica la consultoría local Bridge to India, podría poner en peligro hasta 10 gigavatios de proyectos fotovoltaicos que se encuentran actualmente en fase de desarrollo en el país. Sin embargo, Bridge to India explica que esa iniciativa del gobierno de Nueva Dehli no va a poner en peligro el ambicioso programa solar con el que el país asiático aspira a instalar 100 gigavatios de potencia fotovoltaica hasta 2022. Antes de esa decision, las celdas y módulos solares apenas estaban gravados y ahora soportarán un IVA del 18 por ciento.

En Estados Unidos, el productor alemán SolarWorld podría cerrar su fábrica después de haberse declarado insolvente hace un mes. La filial estadounidense de la empresa alemana ha enviado una carta de aviso a los 800 empleados de la fábrica en Oregón para comunicarles que existe la posibilidad de una reducción de las operaciones. La fábrica produce obleas, celdas y módulos, y tiene una capacidad de producción de 550 megavatios. SolarWorld se declaró insolvente en Alemania a principios de mayo. Todas sus filiales alemanas iniciaron en el procedimento de concurso.

En Ucrania, el primer ministro, Volodymyr Groysman, ha anunciado que el proyecto de transformar el área contaminada por el desastre nuclear de Chernóbil en un parque fotovoltaico de 1 gigavatio se está haciendo cada día más concreto. El gobierno del país está ahora a punto de definir las reglas de las futuras licitaciones para los proyectos. En enero, las autoridades locales habían recibido ya 39 propuestas para grandes plantas solares planeadas para el área.