Colombia aprueba su política de transición energética hasta 2028

Share

El Gobierno de Colombia ha aprobado el CONPES (Consejo Nacional de Política Económica y Social) de transición energética, política que, según se publica en la página web del gobierno colombiano, “establece lineamientos, estrategias y acciones que le permitirán al país mantener su seguridad y confiabilidad energética, promover las fuentes no convencionales de energía renovable (Fncer), el transporte sostenible, eficiencia energética, desarrollo de nuevas tecnologías y energéticos, al tiempo que se buscará desarrollar combustibles sostenibles y consolidar la diversificación de la canasta mineraque aportan recursos esenciales para la economía de Colombia”.

Cuatro pilares para la transición energética

Los siguientes son los pilares bajo los cuales está estructurado el CONPES de Transición Energética:

​1.  Seguridad y confiabilidad en el abastecimiento energético

2.  Conocimiento e innovación en transición energética.

3.  Desarrollo y crecimiento económico a partir de las oportunidades que ofrece la transición energética.

4.  Desarrollo de un sistema energético que contribuya a disminuir las emisiones de gases de efecto invernadero (GEI).

Con esto, se confirma que Colombia apuesta por la consolidación de la transición energética y crecimiento económico sostenible. La política será implementada en los próximos 6 años (2022 – 2028), en los cuales se deberán emplear recursos y esfuerzos de 18 entidades de diferentes sectores para la implementación de 97 acciones planteadas en la política.

El desarrollo de este CONPES tendrá un valor indicativo de inversiones públicas por 306.378 millones de pesos que dinamizarán inversiones público-privadas que se estima superarán los 283 billones de pesos al año 2030.

Según la directora del Departamento Nacional de Planeación, Alejandra Botero Barco, » este documento, promueve el desarrollo de nuevos energéticos y tecnologías que permitirán la consolidación de una matriz energética resiliente y confiable así como el uso eficiente de la energía en los sectores transporte, industria y residencial que permitirán apalancar la competitividad y el desarrollo socio económico del país”.

La política pública, ratificada en las líneas de acción del CONPES 4075, promueve en el sector eléctrico la eficiencia energética, el fortalecimiento de los mercados energéticos, la digitalización del sector y medidas para cerrar la brecha en la prestación del servicio de energía eléctrica.

En transporte sostenible incentiva al ascenso tecnológico en diferentes modos de transporte, desarrolla capacidades territoriales para el despliegue del transporte sostenible y promueve el uso de energéticos de cero y bajas emisiones.

En el sector de hidrocarburos promueve medidas de eficiencia energética y uso de FNCER, el desarrollo de lineamientos para la ciencia, tecnología e innovación en nuevas tecnologías y avances para consolidar el mercado del hidrógeno en Colombia.

El CONPES convierte la transición energética y la descarbonización de la economía en una política de Estado liderada por el Ministerio de Minas y Energía, y en la que están transversalmente involucrados el Ministerio de Transporte, el Ministerio de Ambiente, el Ministerio de Ciencia Tecnología e Innovación y el Departamento Nacional de Planeación. El ministro de Minas y Energía, Diego Mesa Puyo, señala que  “este documento plantea nuevos incentivos para una mayor eficiencia energética, la descarbonización de sectores intensivos en el uso de energía, un mayor uso de biocombustibles, acelerar la incorporación de tecnologías y energías más limpias, y que la minería siga siendo un aliado estratégico de los territorios. Como política de Estado, el CONPES seguirá marcando el camino para lograr el objetivo país de reducir las emisiones de CO2 en 51% a 2030 y llegar a la carbono neutralidad en 2050″.

Este contenido está protegido por derechos de autor y no se puede reutilizar. Si desea cooperar con nosotros y desea reutilizar parte de nuestro contenido, contacte: editors@pv-magazine.com.