Una solución solar offgrid para garantizar agua pura a comunidades remotas

Share

La remota comunidad indígena de Gillen Bore, en el Territorio Septentrional de Australia, está de anhorabuena, ya que una solución innovadora offgrid ha proporcionado agua potable asequible y continua. El gran avance es una planta de tratamiento de agua alimentada por energía solar que ha ganado el premio Chris Binnie de la Institución de Ingenieros Civiles (ICE) para la Gestión Sostenible del Agua de 2020.

El proyecto Gilghi es obra de la empresa internacional de diseño e ingeniería Aurecon y de la empresa de ingeniería eléctrica Ampcontrol, con sede en Hunter. Una contribución al Objetivo de Desarrollo Sostenible de las Naciones Unidas Nº 6: acceso al agua potable y al saneamiento para todos en 2030. Un objetivo que también es una prioridad nacional en Australia, teniendo en cuenta sus problemas de sequía. Hay lugares en Marte que ven más lluvia.

El profesor Chris Binnie, que da nombre al premio reconoce el valor del proyecto Gilghi: «Gilghi es un proyecto genuinamente nuevo con un enfoque tecnológico novedoso – la integración de los trabajos de ingeniería de agua e ingeniería eléctrica y los paneles solares fue particularmente agradable», dijo Binnie. «La solución proporciona un suministro fiable y potable de agua de forma sostenible que no aumenta la emisión de CO2.»

Gillen Bore ha dependido durante mucho tiempo del agua subterránea para su suministro de agua. Durante miles de años, los indígenas australianos han basado su abastecimiento de agua en su conocimiento de los diversos ciclos del agua de Australia, pero el medio ambiente está cambiando rápidamente. A pesar de que en 2014 se hundió una nueva perforación, la comunidad ha tenido que depender en gran medida del agua traída de Alice Springs (un viaje de ida y vuelta de 150 km) porque el agua de la perforación tiene una salinidad y una dureza demasiado altas y un pH bajo.

Actualmente, más de 40.000 indígenas australianos en 694 partes del país dependen de las aguas subterráneas. Mediante el uso de energía solar fotovoltaica, baterías y un generador diésel de reserva, Gilghi -que significa «lugar de agua» en el idioma barkindji- toma el agua de alimentación de diversas fuentes, como perforaciones, arroyos, agua salobre y salada, y la hace pasar por tres etapas de tratamiento. La primera es la filtración de los medios (medios de arena, carbono y suavizante), mientras que la segunda es la ósmosis inversa. La tercera es la desinfección por rayos ultravioleta.

Gracias al abundante sol del Territorio del Norte, Gilghi carga sus baterías con energía solar durante el día para permitir que el sistema produzca hasta 28 kilolitros de agua potable cada día.

El diseño de la unidad modular es transportable y expandible. De hecho, la misma unidad construida en Gillen Bore fue prototipo, ensamblada, conectada y probada en las instalaciones de Ampcontrol en Newcastle, Nueva Gales del Sur, antes de ser transportada en camión a través de Australia en un contenedor de transporte marítimo e instalada con el uso de una carretilla elevadora. Esta flexibilidad hace que el proyecto sea una auténtica contribución a la mejora del acceso al agua potable y el saneamiento en Australia y en todo el mundo.

De pv magazine Australia por Blake Matich

Este contenido está protegido por derechos de autor y no se puede reutilizar. Si desea cooperar con nosotros y desea reutilizar parte de nuestro contenido, contacte: editors@pv-magazine.com.