Cemig SIM instala plantas de energía solar en empresas brasileñas

Share

Cemig SIM, una empresa de energía solar y soluciones energéticas controlada por la Companhia Energética de Minas Gerais, tiene otra novedad para los empresarios que quieren reducir los costos de la energía. Se trata de «mini y microgeneración», modelos que permiten al cliente tener su propia planta generadora de fuentes renovables en sus instalaciones. Este sistema está conectado a la red del distribuidor responsable para que se pueda hacer la compensación, permitiendo una reducción de hasta el 95% en el costo.

Cemig SIM ofrece toda la asesoría necesaria, desde la elaboración del proyecto, el suministro de los módulos fotovoltaicos, la instalación y la conexión al distribuidor. Además del ahorro con la factura de electricidad, comienza a generar su propia energía compensando en su factura y está protegido de las eventuales variaciones de las tarifas. Los interesados en ahorrar pueden contactar con SIM a través de contato@cemigsim.com.br para solicitar una propuesta y contratar uno de los planes de forma sencilla y ágil.

Según Willian Souza, ejecutivo de Soluciones Energéticas de Cemig SIM, el sistema funciona conectado a la red del distribuidor, donde la energía generada se compensa en el consumo total de esa propiedad. «Si genero 1000 kWh por mes y utilizo solo 900, el excedente se contabilizará como crédito, permitiendo su uso en un período de hasta 60 meses. Para este producto el enfoque es en los clientes A4 (medio voltaje) – supermercados, grandes panaderías, pequeñas y medianas industrias y clínicas. El ahorro puede llegar hasta el 95% en la tarifa de energía y el cliente seguirá soportando sólo el «costo de la demanda». Estoy seguro de que la reducción de los gastos de explotación será de gran ayuda para que los empresarios puedan volver a ponerse en pie rápidamente después de este delicado momento que estamos viviendo», subraya Willian.

Además de generar energía limpia y renovable, el proyecto se destaca por su agilidad en la implementación. «Contando desde el primer contacto entre el cliente y la SIM, estimamos un tiempo de entre cuatro y seis meses para implementar todo el sistema y empezar a generar la energía en sí. El período medio de retorno es de aproximadamente cinco años. Es un periodo corto, sobre todo si se compara con la vida útil de los módulos fotovoltaicos que es de 25 años», destaca Souza.

Como funciona:

Los módulos solares se instalan en las instalaciones de la empresa y la luz solar captada se transforma en energía eléctrica. Esta energía es consumida por la empresa y, si no consume todo lo que se ha producido, se genera un crédito de energía para su uso en un plazo de 60 meses.

 

Esta nota se ha actualizado el 14 de julio con información aportada por Cemig SIM

Este contenido está protegido por derechos de autor y no se puede reutilizar. Si desea cooperar con nosotros y desea reutilizar parte de nuestro contenido, contacte: editors@pv-magazine.com.