El regulador brasileño quiere reducir los pagos al net metering e introducir una tasa por el uso de la red

Share

La industria solar brasileña se enfrenta posiblemente a su mayor desafío desde que echó raíces hace nueve años, después de que el regulador de electricidad ANEEL propusiera reducir los pagos a los generadores solares de pequeña escala.

El organismo regulador propone una reducción del crédito concedido para la energía inyectada a la red por los propietarios de plantas fotovoltaicas con una capacidad de generación de hasta 75 kW y para instalaciones de 75 kW a 5 MW. Aunque la reducción de estos pagos netos de medición se ha discutido durante un tiempo, la industria solar nacional se ha quedado atónita después de que el regulador también propusiera la introducción de una tasa por el uso de la red para los participantes en la medición neta.

Los cambios propuestos, que podrían entrar en vigor el próximo año y que modificarían la legislación introducida en 2012, se han sometido a consulta hasta el 30 de noviembre. Los políticos ya se han enfrentado sobre el tema en medio de temores de que pueda perjudicar a un mercado solar brasileño que ha estado en auge durante dos años.

“El regulador necesita equilibrar la regulación para que los consumidores que dependen exclusivamente de la red no se vean afectados por los consumidores que generan su propia energía”, dijo el jefe de ANEEL, André Pepitone. “Debe haber una distribución justa de los costes. Este es el papel del regulador”.

La Asociación solar brasileña ABSOLAR afirma que la propuesta ignora los beneficios que la generación distribuida ofrece a la red, así como a los consumidores de energía.

El regulador ha sugerido que se mantendrán las condiciones hasta 2030 a “cualquier participante en la medición neta que se inscriba antes de que se aprueben nuevas reglas”, aunque los informes de los medios de comunicación han especulado que ANEEL podría extender dicha garantía por 25 años.

Rally de fin de año

Marcio Takata, director general de la consultora brasileña Greener, dijo que la medida propuesta podría reducir a la mitad el crecimiento en el segmento de generación distribuida solar.

“Una caída en la demanda en esta fase inicial del mercado penalizará la eficiencia en la cadena de suministro, a la vez que reducirá el potencial de reducción de precios para los clientes finales”, dijo Takata a pv magazine. “Sería muy importante que el regulador revisase su propuesta de cambiar las reglas de manera que permita que el sector crezca de manera sostenible”.

En un informe reciente, Greener declaró que el crecimiento de estos sistemas a pequeña escala fue particularmente fuerte en Brasil en los primeros nueve meses del año, con nuevas adiciones que sumaron un total de 833 MW para más del doble de la capacidad acumulada del país para el segmento a 1,42 GW. Este aumento récord de la nueva capacidad se debió, al menos en parte, a los temores de un régimen de medición neta menos generoso, que ahora parecen estar justificados.