La FV en agricultura como solución para la regiones áridas

Share

El Instituto Fraunhofer de Sistemas de Energía Solar ISE de Alemania, ha proporcionado nuevos datos de su proyecto “Agrophotovoltaics – Resource Efficient Land Use”, que muestra cómo la combinación de generación solar y agricultura está aumentando significativamente la eficiencia del uso de la tierra.

El instituto dijo que la eficiencia en el uso del suelo en su instalación piloto agro-fotovoltaica de 194 kW cerca del lago Constanza aumentó un 186% por hectárea el año pasado, gracias a un verano extremadamente soleado. En 2017, el aumento de eficiencia había sido del 160%.

Una solución para las regiones áridas

Los investigadores del instituto dijeron, además, que una mayor radiación de la luz solar fue responsable del aumento de la producción de energía de la instalación y que la irradiación solar bajo los paneles fotovoltaicos era un 30% menor, lo que contribuía, junto con una menor temperatura del suelo y una menor distribución de las precipitaciones, al aumento en la eficiencia del uso de la tierra observado.

“Podemos suponer que la sombra debajo de los módulos solares semitransparentes permitió a las plantas soportar mejor las condiciones cálidas y secas de 2018”, dijo Andrea Ehmann, científico agrícola del Fraunhofer ISE.

Si bien los científicos de ISE dicen que se necesitan más pruebas en climas áridos y con diferentes cultivos, agregaron que los resultados de 2018 parecen indicar que las instalaciones agro-fotovoltaicos son una buena opción para las regiones con poca lluvia.

Costos decrecientes

Los expertos de Fraunhofer dijeron también que los costos de las instalaciones agro-fotovoltaicas podrían disminuir aún más en el futuro cercano gracias a las economías de escala y los efectos de aprendizaje, y que ya son competitivas en costos con los pequeños sistemas solares sobre tejado. Además de ese beneficio, los propietarios de sistemas fotovoltaicos en tierras cultivables podrían tener una fuente adicional de ingresos del almacenamiento de energía, o del aumento del uso de vehículos eléctricos en la agricultura.

El Fraunhofer ISE dijo también que está desarrollando varios proyectos para transferir la tecnología a los países en desarrollo y para probarla para otras aplicaciones. “Además de una menor evaporación y temperaturas más bajas, la recolección del agua de lluvia con módulos fotovoltaicos también podría desempeñar un papel interesante”, agregó el instituto.