Puerto Rico confirma sus planes de ser 100% renovable mientras que la Administración Trump pide más gas

Share

Solo un día después de que el Consejo de la Ciudad de Chicago aprobara el plan del alcalde Rahm Emanuel de que la ciudad sea 100% renovable para el año 2035, Puerto Rico ha seguido el ejemplo y el gobernador Ricardo Rosselló ha firmado el PS 1121, que establece que el del consumo y generación de la isla sea 100% renovable para el año 2050.

La firma de Rosselló no es de extrañar, ya que fue un firme partidario de descarbonizar por completo el suministro de electricidad de la isla mediante el uso de energía renovable. Y según P.J. Wilson, presidente de la Asociación de Almacenamiento de Energía Solar + Energía de Puerto Rico (SESA-PR), esto es solo el comienzo.

“Tenemos que comenzar el largo y tedioso proceso de implementación de todas las cosas en el proyecto de ley”, dijo Wilson a pv magazine. Esto incluye “tener el diálogo con la AEE para pedirles que implementen las leyes de inmediato, de la manera en que queremos que lo hagan”.

Algunos los detalles previstos en el PS 1121 incluyen:

  • prohibición de las centrales de carbón a partir de 2028
  • establecer un período máximo de 90 días para la aprobación por parte de la eléctrica de los proyectos solares comerciales e industriales (de 25 kW y 5 MW)
  • establecer la interconexión automática a la red para sistemas solares residenciales de menos de 25 kW
  • eximir a los sistemas de almacenamiento de energía de los impuestos sobre las ventas

El empujón al gas

La firma de la ley de energía 100% renovable llega cuando el Departamento de Energía de Estados Unidos solicita que la isla despliegue más infraestructura de gas natural. Según UtilityDive, esta semana el Secretario Asistente del DOE, Bruce Walker, argumentó ante un comité de la Cámara de Representantes de EE.UU. que entre 1.200 y 1.600 MW de gas natural podrían “mejorar en gran medida la confiabilidad y la resistencia ante desastres del sistema eléctrico de Puerto Rico”.

El hecho de que la gran mayoría de los apagones sean causados por la caída de las líneas eléctricas hace que estas afirmaciones resulten cuestionables, y el DOE de Trump puede estar hablando en cambio de su propio interés en expandir los mercados para la producción doméstica de gas.

Pero el DOE no es el único que busca asegurar la infraestructura de gas en la isla. Previamente la gran eléctrica de la isla, IEEFA, firmó contratos con New Fortress Energy de Miami para convertir su planta de energía de San Juan de petróleo a gas natural y construir una nueva planta de importación de gas natural licuado (GNL).

Gas + solar frente al carbón y petróleo

Pero mientras que el Secretario Adjunto del DOE, Walker, ha dicho que sus planes “podrían estar en desacuerdo” con la ley de energía 100% renovable, Wilson de SESA-PR no lo ve de esa manera.

“Esta no es nuestra lucha”, afirma Wilson. “No estamos luchando a favor o en contra de la expansión del gas natural.”

Una de las razones es el gran volumen de energía solar que hay conectar a la red para cumplir incluso los objetivos provisionales de la PS 1121, que incluye el paso al 40% de electricidad renovable para 2025. Esta cifra supone pasar del 2% estimado para 2017 a multiplicar por 20 la potencia instalada, suponiendo que no se produzca un aumento de la demanda de electricidad.

Wilson también señala que la isla todavía obtiene el 17% de su electricidad del carbón, así como el 47% del petróleo. Como tal, hay mucho espacio para que el gas sustituya al petróleo y al carbón sin competir con el despliegue de las energías renovables.

Por lo tanto, no debe haber conflicto entre los objetivos de SESA-PR y los de la AEE. Wilson señala que la meta declarada por José Ortiz, director ejecutivo de la AEE, es transformar el sistema eléctrico de la isla en un 60% de gas y un 40% de energía renovable.

“Nuestra parte es el 40%”, afirma Wilson.

Oportunidades para la energía solar + almacenamiento

Las empresas de energía solar residencial ven esto claramente como una gran oportunidad. Sunrun señala que la ley es clara en el sentido de que todos los segmentos de producción renovable, incluido el fotovoltaico residencial, podrán optar a créditos de energía renovable.

“Adoptar tecnología como la solar residencial y las baterías desempeñará un papel fundamental en el logro de estos objetivos pioneros, y colocará al pueblo de Puerto Rico en el centro de la solución a la vez que generará empleos locales y energía limpia, resistente y confiable para los hogares de toda la isla”, dice Lynn Jurich, presidenta y directora ejecutiva de Sunrun.