El almacenamiento alcanzará la mayoría de edad en los próximos cinco años

Share

Los partidarios de la energía renovable han estado señalando el almacenamiento de baterías durante años como la futura panacea para abordar el problema de la generación intermitente de energía.

El potencial de almacenamiento para hacer que la energía renovable sea totalmente despachable, independientemente de si el sol brilla o sopla el viento, ha parecido estar a la vuelta de la esquina durante mucho tiempo. Los analistas de Wood Mackenzie afirmaron hoy que giramos esa esquina el año pasado y que el final podría estar a la vista para los servicios de respaldo de la red de combustibles fósiles.

Con cerca de la mitad del despliegue de almacenamiento de baterías a nivel de red observado entre 2013 y 2018, Wood Mackenzie Power & Renewables ha pronosticado que, en los próximos cinco años, dicho almacenamiento evolucionará desde los servicios de red de corta duración, como la regulación de frecuencias, hasta el segmento de larga duración, que podría dejar atrás la generación con combustibles fósiles.

El informe publicado este martes por los analistas de WoodMac, Global energy storage outlook 2019: 2018 year-in-review and outlook to 2024,predice que EE.UU. y China dominarán el despliegue de almacenamiento de energía hasta 2024, con más del 54% de la capacidad de 63 GW/158 GWh que se espera que se haya desplegado en cinco años.

Con el continuo predominio del almacenamiento a nivel de red -aunque junto con un mercado residencial sostenible en aumento- el paso a servicios auxiliares de red de larga duración podría hacer que el almacenamiento sustituyera a las centrales eléctricas de gasóleo, gas y petróleo, especialmente en los países que importan energía.

Y la energía solar desempeñará un papel fundamental, ya que el informe de Wood Mackenzie predice que los proyectos de generación de energía solar y de almacenamiento seguirán creciendo continuadamentehasta el año 2024.

Los analistas predicen que las reformas en un mercado energético que ha tenido dificultades para seguir el ritmo de la rápida aparición de la tecnología de almacenamiento ayudarán a impulsar la adopción, junto con las políticas de apoyo, aunque las posibilidades de que esto sea un factor impulsor en Estados Unidos dependerán sin duda del resultado de las próximas elecciones.

El analista principal de investigación, Le Xu, citó la experiencia de Corea del Sur, donde los proyectos de almacenamiento no residencial superaron por primera vez a los sistemas distribuidos. El almacenamiento BTM, sin embargo, “sigue siendo la propuesta más complicada en varios mercados en los que llevará más tiempo reducir el riesgo, atraer financiación y ser escalable”, advirtió el analista de WoodMac.

El informe predice un total de 71.000 millones de dólares en CAPEX en el mercado de almacenamiento de energía sin incluir la hidráulica para el año 2024, de los cuales 14.000 millones de dólares llegarán en ese año.