Arranca el Matchmaking para el Instituto Chileno de Tecnologías Limpias de Corfo

Share

En julio del pasado año se anunció que Antofagasta albergaría el Instituto Tecnológico del Litio, y a principios de este año se dieron a conocer los detalles y próximos pasos del denominado “Instituto Chileno de Tecnologías Limpias”, el cual se dedicará a impulsar la Energía Solar, la Minería de bajas emisiones y materiales avanzados de litio y otros minerales. El objetivo de este instituto es catalizar el desarrollo, escalamiento y adopción de soluciones tecnológicas limpias, con marcado foco industrial en la industria chilena y especialmente, en la minería.

Esta semana, más de 50 empresas nacionales e internacionales, además de representantes de oficinas de comercio e instituciones, llegaron hasta Antofagasta para participar en el Matchmaking para el Instituto Chileno de Tecnologías Limpias de Corfo. Se realizaron ruedas de negocios entre las empresas de distintos rubros para conocer al resto de los interesados y formar potenciales consorcios que lideren el Instituto.

El centro será financiado con recursos de Albemarle y SQM Salar, provenientes de sus contratos con Corfo para extender su producción de litio en el Salar de Atacama, considerando un aporte base de inversión de US$260 millones en 10 años.

En este momento , el proyecto se encuentra en la etapa Request For Information (RFI), abierta hasta el 20 de mayo, y durante la cual Corfo levantará información de la industria sobre funciones y gobierno corporativo del instituto, similar proceso desarrollado a través de una gira internacional por países como Australia, Japón, Corea, China, Alemania e Inglaterra. El 20 de junio concluye el plazo de presentación de postulaciones para los organismos nacionales e internacionales.

El consorcio nacional que participará en la licitación del Instituto Chileno de Tecnologías Limpias se llama Asociación para el Desarrollo del Instituto de Tecnologías Limpias (ASDIT), y agrupa a la Asociación de Industriales de Antofagasta (AIA) y a 11 universidades chilenas: la Universidad de Antofagasta (UA) y la Universidad Católica del Norte (UCN) son las principales impulsoras de la iniciativa, en la que también participan la Universidad Católica; Universidad de Santiago de Chile; Universidad Técnica Federico Santa María; Universidad de Atacama; Universidad de Tarapacá; Universidad de Talca; Pontificia Universidad Católica de Valparaíso; y la Universidad de Concepción.