Superredes contra naciones prosumidoras: la batalla la decidirá el almacenamiento

Share

La creación de superredes eléctricas que integren redes eléctricas en todas las regiones o continentes podría ser una de las consecuencias geopolíticas más importantes de la expansión de la energía solar y otras fuentes renovables.

En la segunda de una serie de entrevistas sobre geopolítica y energías renovables, Indra Overland, director del Centro de Investigación de Energía (NUPI) y miembro del Panel de Investigación de la Comisión Global sobre Geopolítica de la Transición de Energía en IRENA, explica a pv magazine cómo y dónde pueden surgir estas súperredes y qué retos y oportunidades pondrán.

Según Overland, el principal impulsor de las redes eléctricas panregionales será la intermitencia de la energía renovable.

“En cualquier lugar, hay veces en las que el sol no brilla o el viento no sopla”, dijo. “Pero cuanto mayor sea el número de ubicaciones que están conectadas en una red, más probable es que el sol brille y el viento sople en alguna parte de la red, que luego pueda abastecer a las otras partes”.

Sin embargo, la disminución de los costos de la energía fotovoltaica, la energía eólica y otras tecnologías de energía renovable también pueden hacer que algunas naciones busquen la independencia energética y se conviertan en estados prosumidores, con una conexión parcial o nula a las redes de otras naciones. Hasta qué punto los países que busquen esta solución podrían volverse totalmente independientes no estáaún claro, pero Overland dice que las superredes y los estados prosumidores no tienen por qué estar en oposición. “Los prosumidores en una red basada en energías renovables no son como algún tipo de agricultores de subsistencia, que sobreviven con lo que pueden producir por sí mismos”, dijo. “Más bien, son compradores y vendedores de electricidad, que pueden cambiar entre estos dos roles según si sus paneles solares o turbinas eólicas están generando electricidad excedente o no”.

Indra Overland

Imagen: Norsk Utenrikspolitisk Institutt (NUPI)


El almacenamiento como factor de cambio

Lo que conecta a los generadores de electricidad y a los consumidores es la red y, por extensión, las redes eléctricas unen diferentes redes nacionales, lo que permite intercambios a mayores distancias y en mayor escala, dijo Overland. “Para que los prosumidores puedan arreglárselas sin redes, tendría que surgir una tecnología de almacenamiento de energía radicalmente mejorada”, dijo. “La investigación está en curso en una amplia gama de tecnologías de batería. Es imposible predecir si, cuándo y cuál de estos podría estar sujeto a un avance, pero hay tantas opciones en la mesa que un avance no sería una sorpresa. Tal avance podría ser un “game changer” para las energías renovables. Es el principal eslabón tecnológico que falta en la transición energética”.

Populismo europeo

Cuando se le preguntó si la ola de gobiernos populistas que se está extendiendo por Europa, Estados Unidos y otras naciones podría representar una amenaza para la creación de redes eléctricas, Overland respondió rápidamente. “Sí, es probable que los populistas, con sus políticas mercantilistas y nacionalistas, no apoyen las superredes”.

Sin embargo, mirando a Europa, donde las coaliciones y los partidos populistas disfrutan de un apoyo creciente, Overland dijo que lo sorprendente es lo mal conectado que está el Viejo Continente. “Incluso el norte y el sur de Alemania no tienen suficientes interconexiones eléctricas”, dijo. Una vez que se aborde ese problema, agregó, surgirá la cuestión de los conectores externos. “Lógicamente, el norte de África debería estar al frente de la cola, ya que tienen abundante luz solar y espacio y está ubicado cerca de Europa”.

En cuanto a los esfuerzos del Reino Unido por mantener fuertes lazos con la UE para el suministro de energía a pesar del Brexit, Overland subrayó que también es interés del bloque y de otro estado europeo no perteneciente a la UE, Noruega, continuar la cooperación energética. “El Reino Unido está tomando la iniciativa en el desarrollo energía eólicaen el Mar del Norte, pero los otros estados del Mar del Norte lo seguirán, y todos tendrán mucho que ganar de la cooperación”, dijo.

América: una cuestión de tamaño

Al moverse a través del Atlántico, el analista de geopolítica dijo que la necesidad de redes eléctricas no es particularmente urgente, especialmente en América del Norte, debido al tamaño de las naciones en cuestión. “Los Estados Unidos son tan grandes que tienen menos necesidad de cooperación eléctrica transfronteriza a gran escala que los estados europeos”, dijo. “El muro contra México no es un obstáculo para la cooperación eléctrica, física o técnicamente hablando, pero si se construye y si los mexicanos están ofendidos, podría hacerlo políticamente más difícil”.

En América del Sur, el tamaño de naciones como Brasil y Argentina también puede dificultar la coordinación entre las redes eléctricas. “Sin embargo, los países más pequeños pueden necesitarlo”, dijo Overland. Explicó, además, que las superredes tendrían sentido especialmente en el eje este-oeste, ya que los países a lo largo de esa línea tienen sol y viento en diferentes momentos porque se encuentran en diferentes zonas horarias. “Por lo tanto, los estados andinos y sus vecinos del este pueden querer intercambiar electricidad entre sí en mayor medida que los estados ubicados a lo largo de un eje norte-sur”, dijo.

Interconexión de los países ASEAN en Asia

En cuanto a Asia, Overland cree que el desarrollo de una red más fuerte será una prioridad para los países de la ASEAN (sudeste asiático). “Hay algunos interconectadores ahora, pero en su mayoría están entre Tailandia y sus vecinos, y no una red regional a gran escala”, dijo. “Japón está muy lejos del sudeste asiático, y para los japoneses tiene más sentido conectarse con los coreanos y los rusos, especialmente porque se trata más de un eje este-oeste”.

Cuando se le preguntó qué ventajas podían disfrutar los estados prosumidores, Overland dijo que podían ser numerosos. “Las ventajas de convertirse en un estado prosumidor son potencialmente enormes, ya que podría permitir mejorar la balanza comercial, generar empleos en el país, crear oportunidades para el desarrollo de tecnologías y negocios locales, reducir la contaminación del aire local y las emisiones de gases de efecto invernadero, fortalecer la seguridad energética y reducir dependencia de exportadores de combustibles fósiles autoritarios e inestables ”, agregó.

En un estudio reciente, en el cual intentó desacreditar cuatro mitos sobre la geopolítica de la energía renovable, Overland describió cómo el comercio transfronterizo de energía solar y eólica en el futuro podría implicar relaciones más simétricas entre países prosumidores que el actual modelo de mercado de electricidad y comercio de gas unidireccional. Como la mayoría de los países serían tanto exportadores como importadores de energía en diversos momentos, serían mutuamente dependientes y habría menos relaciones y dependencias de poder unidireccionales. Eso podría llevar a reducir los conflictos. “Todavía habría muchas cosas por las que pelearse en el mundo, pero sería menos probable que la energía fuera una de ellas”, dijo.

¿Es posible una superred global?

Cuando se le preguntó acerca de tal desarrollo, Overland dijo que una sola red global podría ser posible pero sería muy costosa, y en varios lugares podría ser políticamente difícil y, además, no es necesaria.

“La creciente electrificación de las sociedades y la intermitencia de la energía renovable son razones importantes para conectar más redes […] sin embargo, para resolver estos desafíos, es suficiente conectar grandes áreas”, dijo. “Conectar el mundo entero no es necesario y sería más un acto simbólico”.

“La siguiente pregunta interesante es dónde puede que no haya interconectores. Algunas posibilidades incluyen el estrecho de Bering, Australia, Panamá-Colombia, Groenlandia, varios estados insulares. No se trata solo de tensiones políticas, sino de densidad de población. Por ejemplo, en el estrecho de Bering casi nadie vive en Alaska e incluso menos vive en el lado ruso en Chukotka, y las distancias son enormes ”.

Según Overland, desarrollar un suministro de energía localizado y robusto probablemente tenga más sentido en tales casos.