Un orden mundial renovable

Share

“Incluso pequeños cambios en el mix energético global podrían tener consecuencias geopolíticas significativas”. Este es uno de los presupuestos principales de la investigación realizada por Indra Overland, jefe del Centro de Investigación de Energía (NUPI) y miembro del Panel de Investigación Comisión Global sobre La geopolítica de la transición energética en la Agencia Internacional de Energías Renovables (IRENA).

En la primera de una serie de entrevistas sobre geopolítica y energías renovables, Overland discute con pv magazine los cambios que  propician y seguirán efectuando las energías renovables en el orden mundial.

“No hemos visto demasiados cambios hasta ahora, pero ya hay algunas señales visibles de que las cosas están cambiando a nivel geopolítico”, dijo Overland. Según él, si observamos lo que sucedió en Siria e Irak en la última década, aunque las preocupaciones militares todavía están siguiendo viejos conceptos, hubo menos preocupación por el petróleo.

“Los Estados Unidos y otras potencias que actúan en ambos países están más interesados ​​en estabilizar la región, en lugar de buscar sus reservas de petróleo”, dijo Overland. Sin embargo, también está convencido de que todavía es prematuro decir que en este momento está ocurriendo una verdadera revolución. El uso de energía renovable, de hecho, no podrá superar el consumo de combustibles fósiles en las próximas décadas. “Pero una cosa es cierta, la geopolítica de la energía, tarde o temprano, dejará de ser la del gas y el petróleo”, dijo.

Se verán cambios más visibles a medida que nos acerquemos a la demanda máxima de petróleo, que ahora se prevé que ocurra en algún momento entre 2025 y 2030. “Cuando se alcance este pico, y la demanda de petróleo comience a disminuir en serio, la energía solar y eólica crecerán aún más, con una gran impacto en la economía energética del mundo”, dijo.

“Tal vez los primeros cambios sustanciales producidos por las energías renovables podrían aparecer un poco más tarde, posiblemente en 2035, aunque también podrían ocurrir antes”.

Indra Overland

Imagen: Norsk Utenrikspolitisk Institutt (NUPI)

Cuando se le preguntó qué regiones del mundo muestran, o mostrarán, los primeros signos de estos cambios, señaló a los países ricos en petróleo y las regiones que aún dependen en gran medida de la producción de combustibles fósiles.

“Arabia Saudí, los Emiratos Árabes Unidos y otros países del Golfo, por ejemplo, ya han comenzado a tratar de diversificar sus economías, que hasta ahora han estado completamente dominadas por las exportaciones de petróleo. Han lanzado planes ambiciosos para la energía solar, pero esto, a pesar de su enorme potencial en términos de energía solar y limpia, podría no ser suficiente, ya que no resuelve el principal desafío de reemplazar las exportaciones de petróleo como la mayor fuente de ingresos nacionales,” dijo Overland.

Continuó: “Rusia puede verse menos afectada que los estados del Golfo, ya que su economía también depende de otras fuentes importantes de ingresos provenientes de la agricultura, la minería y las industrias potencialmente de alta tecnología”.

Otros petroestados importantes, como Angola, Nigeria y Venezuela, parecen menos preparados y capaces de diversificar sus economías y, por lo tanto, pueden tener una perspectiva sombría.

Overland también cree, sin embargo, que Oriente Medio y, en particular, el norte de África pueden ser el escenario futuro para proyectos similares al conocido proyecto Desertec, que fue concebido para desplegar grandes volúmenes de solar de concentración (CSP) y fotovoltaica en el desierto del Sahara para generar electricidad para países del sur de Europa.

Este proyecto se abandonó a principios de la década por varias razones, entre ellas las dificultades para reducir los costos de la tecnología CSP, que en ese momento se consideraba más adecuada para las altas temperaturas del desierto, y la Primavera Árabe, que trajo inestabilidad a Toda la región MENA.

“Los planes para proyectos como Desertec pueden volver a surgir fácilmente en unos pocos años, y la política climática puede ser un motor poderoso para esto”, dijo Overland, y agregó: “Los países del norte de África como Argelia, por ejemplo, tienen vastas áreas adecuadas. para la infraestructura de energía solar para la que Europa podría necesitar acceso en el futuro”.

En general, según Overland, veremos un número creciente de países que se convertirán en exportadores de energía en el futuro, ya que se espera que aumente el número de los llamados “estados prosumidores”.

“Los costos de la energía renovable están cayendo precipitadamente. Si agregamos a esto la posibilidad de políticas climáticas más agresivas en el futuro, el resultado es un escenario más favorable para un sistema de energía global descentralizado, que a la vez puede resultar en un planeta con menos conflictos internacionales”, dijo.

Sin embargo, explicó además que su punto de vista atraviesa los llamados enfoques “liberal” y “realista” de las relaciones internacionales. De acuerdo con el enfoque liberal, más comercio e interacción entre los estados lleva a menos conflicto entre ellos. El “enfoque realista”, en cambio, ve a los estados nacionales como inherentemente competitivos y como tendientes a actuar solo en defensa de sus propios intereses.

Si bien está de acuerdo con los liberalistas en que el comercio internacional es generalmente bueno para la paz, Overland cree que esto no se aplica al petróleo. La reducción del comercio internacional de petróleo a través de una mayor autosuficiencia energética debería, por lo tanto, ser buena para la paz y la estabilidad.

“Hay poco riesgo, por ejemplo, de que la energía solar se convierta en un casi oligopolio de algunos países, como ocurre con el petróleo y el gas”, agregó. Según él, aunque China alberga actualmente la mayor parte de la capacidad de fabricación del mundo, países como Estados Unidos, Japón o Alemania, podrían restablecer la capacidad de fabricación de paneles solares en un período de tiempo relativamente corto, si fuera necesario.

“La mayoría de los módulos fotovoltaicos se producen en China, porque actualmente es el lugar más barato para producirlos, pero eso puede cambiar”, dijo. Un paralelo, según él, puede ser hecho con la producción de teléfonos móviles. “El mundo occidental está dejando que China produzca los productos que necesita, porque lo hace a bajo precio”, continuó.

Cuando se le preguntó si las disputas comerciales en curso con respecto a los componentes fotovoltaicos entre China, EE. UU. y la UE ya reflejan intereses o problemas geopolíticos, Overland dijo que, hasta ahora, se trata solo de una parte de los conflictos comerciales más generales entre estas grandes potencias económicas, y que ninguna preocupación geopolítica real está vinculada a la industria fotovoltaica mundial en este momento.

“En su enfoque agresivo hacia China, el presidente Donald Trump dejó en claro que los EE. UU. quieren una relación comercial igualitaria con China, y esto, por supuesto, tiene serias implicaciones para la economía china y, eventualmente, para sus industrias fuertes”, dijo.

En uno de sus próximos artículos, sobre cuatro mitos geopolíticos sobre la energía renovable, Overland muestra lo que se considera como las consecuencias más importantes de las energías renovables para los asuntos internacionales: mayor competencia sobre materiales críticos; la aparición de nuevas formas de la maldición de los recursos; uso de la interrupción eléctrica como arma geopolítica; y el auge de la ciberseguridad como riesgo geopolítico.

“En mi artículo, señalo el riesgo de transponer los patrones de comportamiento de un sistema energético dominado por el petróleo y el gas a un sistema futuro en el que prevalecen las energías renovables”, dijo Overland. “Pero las fuentes de energía renovable estarán distribuidas geográficamente de manera más uniforme que los combustibles fósiles o nucleares”, agregó.

Como resultado, es probable que existan menos razones para que las grandes potencias compitan por ubicaciones valiosas, y los riesgos derivados de los cuellos de botella en el transporte también deben minimizarse.

Sin embargo, la competencia relacionada con las energías renovables entre las naciones puede surgir del suministro de materiales críticos para la producción del hardware requerido. “Todavía es difícil predecir qué material se volverá crítico, si es que lo hay. Depende de cómo evolucionen las tecnologías”, concluyó Overland.