La fotovoltaica en el mundo: China

Share

China experimentó una caída del 18% en la demanda fotovoltaica el año pasado, según las cifras anunciadas hoy por la asociación de la industria fotovoltaica de la nación CPIA, que sin embargo demuestran que este mercado ha registrado un descenso menor de lo que se había previsto.

De hecho, cuando el gobierno chino a fines de mayo anunció un cambio abrupto para su programa de subsidios a la fotovoltaica, los analistas solares globales revisaron las estimaciones de nuevo crecimiento para 2018, y algunos de ellos llegaron a pronosticar resultados cercanos a los 30 GW.

Las cifras de CPIA de hoy, sin embargo, muestran que China instaló unos 42,6 GW de nueva energía solar en 2018, mientras en 2017 el país había establecido un récord de 57 GW.

Reducción a la mitad

Si bien el anuncio del la política del gobierno indudablemente ralentizó los proyectos, se han instalado 20 GW de fotovoltaicos a gran escala a partir del anuncio de la reducción de las primas, después de que solo se hubieran instalado 3,6 GW en los primeros cinco meses de 2018. La generación distribuida estuvo más equilibrada durante los 12 meses, con alrededor de 10 GW de nueva potencia fotovoltaica.

Además, la cantidad de energía solar perdida antes de llegar a los usuarios finales se redujo a la mitad, del 6% en 2017 a 3% el año pasado. Ayer, los analistas dijeron a pv magazine que el éxito de un nuevo paquete de políticas diseñado para fomentar la energía solar china sin subsidios podría depender de la reducción de las restricciones, y las cifras de hoy ofrecen una razón para pensar que el gobierno se está moviendo en la dirección correcta en ese tema.

Lo que sorprenderá poco, dada la prisa por la instalación de nueva capacidad de producción observada en la segunda mitad del año pasado, son las cifras de producción de los fabricantes de energía solar de China.

Aumenta la producción

Según las estadísticas de la CPIA, hubo un aumento interanual del 21,1% en los volúmenes de producción de células, a 87,2 GW; un aumento del 19,1% en obleas (a 109,2 GW); un salto del 14,3% en la producción de módulos (85,7 GW); y un aumento más modesto del 3,3% en la producción de polisilicio, a más de 250,000 toneladas.

El vicepresidente de la CPIA, Wang Bohua, dijo a los miembros en Beijing que esperaba mayores aumentos durante el año en curso, respaldado por mercados en crecimiento en Europa, especialmente ahora que la UE ha abandonado el precio mínimo de importación de módulos y células chinos – India , Oriente Medio y Sudamérica.

La única sombra en el panorama, dijo Wang, fue la disputa comercial entre Estados Unidos y China, que aún no está resuelta entre las dos superpotencias. Sin embargo, dado que los EE.UU. ya representan solo el 0.24% de las exportaciones fotovoltaicas de China, un mayor deterioro en las relaciones con el presidente Trump no tiene por qué ser demasiado catastrófico para la energía solar china, agregó Wang.

Josefin Berg, una analista de IHS Markit comentó así las cifras: “La disminución a partir de 2017 es un reflejo de los cambios de política realizados en mayo del año pasado. Aún tendremos que ver las estadísticas oficiales de 2018, pero este anuncio indica que el mercado fotovoltaico chino no se vio tan afectado por la paralización de las tarifas de inyección como muchos esperaban. En nuestro pronóstico de diciembre, confiábamos en que al menos 40 GW de solar se instalarían en 2018 en China”.

Autor: Vincent Shaw