Brasil: casi la mitad de la potencia fotovoltaica asignada en subastas está conectada a la red

Share

De los 4.920,7 MW de potencia fotovoltaica contratados por el gobierno de Brasil a través de cinco subastas de energía entre 2014 y el año pasado, aproximadamente  2.193 MW están conectados a la red, según el informe Strategic Study – Utility Scale Brazilian PV market 2019, publicado por la consultora brasileña Greener.

El estudio también informa que, de un total de 4,92 GW, el gobierno descontrató aproximadamente 290,5 MW a través de una subasta dedicada realizad en agosto de 2017, que unos 109,1 MW casi seguramente no llegarán a ser conectados, y que otros 36,1 MW tienen una baja probabilidad de ver la luz del día. Greener, además, dijo que otros 1.361,3 MW de proyectos solares a gran escala que aún carecen de contratos EPC o proveedores tienen una probabilidad “media” de finalización, y que los restantes 3,23 GW están representados por proyectos ya finalizados o con una alta probabilidad de finalización.

La subasta más exitosa fue la primera, celebrada en 2015, que cuenta actualmente con el 100% de la capacidad contratada en operación, en pruebas o en construcción, mientras que la segunda subasta realizada en 2015 tiene actualmente un porcentaje del 97%.

El informe prevé, además, que otros 866 MW de energía fotovoltaica en construcción tienen una buena posibilidad de comenzar a funcionar este año, y que 163,8 MW adicionales tienen una probabilidad media de llegar a finalización.

Los módulos importados dominan los proyectos a gran escala

De los 90 proyectos de energía solar contratados en las cinco subastas, 56 están siendo financiados por los bancos brasileños de desarrollo BNB y BNDES, que solo apoyan proyectos que se desarrolland con componentes fabricados localmente. Otros siete proyectos están siendo respaldados por fondos privados internacionales, mientras que otros 27 proyectos se están realizando con fondos propios de las empresas desarrolladoras.

Sin embargo, de los 3.235,6 MW de capacidad en operación, en pruebas o en construcción, solo 725,8 MW se construyeron con módulos producidos en Brasil. Unos 2.475,7 MW dependen de módulos importados, con otros 34,2 MW desarrollados con paneles de una fuente no especificada. “Como los costos son entre un 35% y un 50% más altos que [con] los módulos importados, los proyectos fotovoltaicos que usan módulos locales requieren [las] ​​condiciones de financiamiento favorables proporcionadas por los bancos de desarrollo”, afirman los autores del informe.

El mayor proveedor de módulos para proyectos de energía solar a gran escala de Brasil es la china Jinko, con aproximadamente 1,12 GW de envíos, seguida por Canadian Solar y BYD, que poseen y operan fábricas de módulos en el país, y que suministraron respectivamente 621 MW y 606,6 MW. El mayor proveedor de inversores fue la estadounidense General Electric, con 1.060,3 MW de envíos, seguida por los fabricantes italianos, Fimer y Elettronica Santerno, que enviaron respectivamente 407,4 MW y 240 MW.

En cuanto a los seguidores solares, el proveedor más grande fue Soltec, con sede en España, con alrededor de 1,3 GW, seguido por la estadounidense Nextracker con 614 MW, y la italiana Convert de Italia con 597,6 MW.

Los autores del informe indican, además, que el capex  para proyectos solares a gran escala en Brasil podría bajar aún más, de BRL3,16 / W ($ 0,85 / W) en 2018 a BRL2,89 este año, BRL2,60 en 2020 y BRL2,39 en 2021.