La fotovoltaica en el mundo: Alemania

Share

El instituto alemán Fraunhofer ISE presentó su análisis sobre la generación neta de electricidad en Alemania en 2018, con las cifras que muestran que la energía solar fotovoltaica tiene la tasa de crecimiento más alta entre todas las fuentes de electricidad. Según el informe, de hecho, la fotovoltaica creció en unos 6,3 TWh hasta alcanzar los 45,7 TWh en 2018. Esto se traduce en un aumento del 16%, lo cual permitió que la solar llegara a representar el 8,4% de la producción total de electricidad.

Para todo el 2018, Fraunhofer ISE prevé un crecimiento de la potencia fotovoltaica instalada de aproximadamente 3,2 GW. El informe marca como punto culminante para este año el 2 de julio a las 13:15, cuando la FV alcanzó la producción máxima de 32 GW. En este momento, el 39% de la electricidad generada en Alemania provino de la energía fotovoltaica. El 6 de mayo, además, la FV alcanzó el promedio diario más alto con un 22,6%. Además, los autores del informe subrayan que la generación mensual de sistemas fotovoltaicos en Alemania entre abril y agosto había sido mayor cada mes que la del carbón.

También la generación de energía eólica aumentó en año padado. Las turbinas eólicas alemanas produjeron un 5,4% más que el año pasado y alcanzaron los 111 TWh. El viento llegó a representar el 20,4% de la generación eléctrica neta. Esto convierte a la energía eólica en la segunda fuente de energía más grande después del carbón en Alemania. El 8 de diciembre al mediodía, la capacidad de producción de las turbinas eólicas alcanzó un máximo de 45,9 GW.

“En 2018, la energía solar y eólica produjeron 157 TWh en forma conjunta, lo que es más que el carbón y la energía nuclear”, escribió el Fraunhofer ISE en su informe. Por primera vez, el porcentaje de recursos de energía renovable en la generación eléctrica neta de Alemania subió a más del 40%, según el informe.

El análisis de Fraunhofer ISE también muestra que todos los recursos energéticos basados en combustibles fósiles disminuyeron en el último año. La energía nuclear bajó de un 0,1%, mientras que la producción de electricidad a partir de carbón 9,4%, respectivamente. La producción de las centrales eléctricas de gas disminuyó un 18,5%.