Uruguay y Dinamarca, líderes mundiales en la participación de renovables variables en la matriz nacional

Share

Según un informe del Instituto de Economía de Energía y Análisis Financiero (IEEFA por sus siglas en inglés) , Uruguay es el mercado de renovables variables de mayor crecimiento en el mundo: las energías eólica y solar fueron responsables del 32 % de la generación total en 2017, en comparación con el 1 % en 2013.

El pequeño país latinoamericano se está acercando a la cuota de mercado de Dinamarca, líder mundial. Durante siete de los primeros ocho meses del año, la generación eólica y solar en Uruguay superó el 40 % de la generación total. Dinamarca alcanzó un valor correspondiente en seis de esos meses.

Dinamarca tiene picos más altos de participación variable en el mercado de energías renovables, con niveles en el verano que han superado el 70 % en los últimos tres años, pero en invierno la cifra cambia.

En Uruguay, según los últimos datos disponibles (de enero a agosto), la energía eólica y solar alcanzaron el 43 % de participación de mercado, 12 puntos porcentuales más que en el mismo período del año pasado. Dinamarca ha alcanzado el 49 % de la generación neta, hasta dos puntos porcentuales y medio como resultado de un año menos ventoso hasta el momento.

No es casualidad que Uruguay esté administrando un crecimiento tan rápido de la energía eólica y solar, pues sus redes de distribución favorecen la integración de la generación variable.

Al igual que Dinamarca, Uruguay tiene interconexiones con vecinos más grandes que le permiten exportar excedentes de energía eólica. Uruguay ha reportado exportaciones netas anuales a lo largo de sus interconexiones con Brasil y Argentina cada año desde que comenzó a crecer rápidamente en renovables en 2013.

Uruguay también tiene una gran cantidad de capacidad instalada de energía hidroeléctrica, el complemento perfecto para la generación variable renovable debido a su flexibilidad.

A medida que la producción eólica y solar de Uruguay ha aumentado, la producción de la generación nacional de petróleo y la energía hidroeléctrica del país ha disminuido. De este modo, el país ha logrado sus objetivos principales, reducir la dependencia de las importaciones de petróleo y electricidad, y estar mejor preparado para los años secos.