El Senado de Puerto Rico aprueba la política pública energética

Share

El Senado de Puerto Rico aprobó el pasado día 6 el PS 1121 con 22 votos a favor, 5 en contra y una abstención. La medida pasa así la consideración de la Cámara de Representantes, y confirma que el 100 % de la energía generada en 2050 sea renovable.

También contempla que el usuario del servicio de energía produzca y participe en la generación de energía (se convierta en prosumidor) y facilita la interconexión de la generación distribuida y microrredes.

Además, incluye medidas para que el sistema eléctrico sea más resistente a los eventos atmosféricos mediante el uso de centrales eléctricas de menor escala, una revisión en las rutas del sistema de distribución y soterrando líneas en los cascos urbanos.

El PS 1121 elimina la incineración como energía renovable alterna, según dispone la página 111 de las de 230 que forman la Ley de Política Pública Energética de Puerto Rico.

“Se enmienda el proyecto para que cualquier fuente de energía que no esté descrito en la ley, si se quiere incorporar, no sea por la administración ni por el Negociado de Energía. Tiene que ser por la Asamblea Legislativa”, explicó el presidente de la Comisión Especial de Asuntos de Energía, Larry

Seilhamer en un turno inicial.

También prevé la privatización de la Autoridad de Energía Eléctrica (AEE) y recoge que ningún proveedor pueda tener más de un 50 % de los activos de generación.

No obstante, el lenguaje utilizado en el Proyecto de Ley habría generado algunas alarmas: los representantes generales de Sunrun y Sunnova mostraron preocupación por el lenguaje que allanaría el camino para que los reguladores aumenten los cargos a los clientes que se abastezcan de energía solar a través de la medición neta. Además, el Instituto de Economía Energética y Análisis Financiero (IEEFA) argumentó que este proyecto de ley haría poco para frenar el desarrollo del gas natural y, en particular, la inversión en gas natural de cara a rehacer el sistema eléctrico de Puerto Rico.