Alarmas sobre el proyecto de Ley de energía 100 % renovable de Puerto Rico

Share

El viernes pasado, el Senado de Puerto Rico debatió un proyecto de ley que abriría la posibilidad de que la isla se abasteciera al 100 % de energía renovable para 2050. Y aunque los defensores de la energía solar y renovable elogiaron la visión que esto representa, hubo una serie de inquietudes sobre los detalles.

Al mismo tiempo que expresaron su apoyo al proyecto de ley, los representantes generales de Sunrun y Sunnova mostraron preocupación por el lenguaje que allanaría el camino para que los reguladores aumenten los cargos a los clientes que se abastezcan de energía solar a través de la medición neta. Además, el Instituto de Economía Energética y Análisis Financiero (IEEFA) encuentra motivos para una crítica más profunda.

Posible sobrecargas para la solar en medición neta

Específicamente, Sunrun expresó su preocupación por el lenguaje que permitiría a los reguladores imponer cargos a los clientes que adoptan energía solar a través de la medición neta. El proyecto de ley afirma literalmente:

“La Autoridad de Energía Eléctrica, su sucesora o el Concesionario de la red de transmisión y distribución podrán [podrá] proponer como parte de su tarifa cargos justos y razonables a los clientes de medición neta. El Negociado [La Comisión] de Energía evaluará dichos cargos como parte de la propuesta de tarifa [de la Autoridad]. Ningún cargo propuesto constituirá un discrimen contra los clientes de medición neta”.

Javier Rua-Jovet, director de políticas públicas de Sunrun, hizo unas declaraciones señalando que debe tratarse de un error.

“Penalizar a los clientes de la medición de red (penalizar a los prosumidores) con cargos específicos de NEM es una táctica de los opositores de energía renovable. Es claramente discriminatorio, injusto y derrotaría los objetivos de energía renovable de la SB 1121. La Legislatura, y de hecho, todo el gobierno de Puerto Rico, son partidarios de la energía renovable. El lenguaje actual que contempla los cargos probablemente se ha dejado en este proyecto de ley por error. Este descuido debe ser corregido.

La solución de Sunrun es reformular el lenguaje, pues sería la propuesta de medición neta original de Puerto Rico la que contemplaría tal discriminación.

Las dos compañías están en una buena posición para hablar en la industria solar, ya que Sunrun es el proveedor de energía solar residencial más grande de los Estados Unidos y Sunnova es el proveedor de electricidad residencial más grande de Puerto Rico, junto a la empresa estatal de servicios públicos PREPA.

Tanto Sunrun como Sunnova han señalado que este cambio es crítico para crear una red más resistente para Puerto Rico, particularmente en el caso de futuros huracanes. Karla Zambrana Meléndez, gerente general de Sunnova en Puerto Rico, insistió en este punto.

“Facilitar más energía solar y almacenamiento garantizará que no tengamos que enfrentar otra crisis humanitaria como la que vivimos tras el huracán María”, señaló Meléndez.

¿Fomentando el gas?

Sin embargo, estas no fueron las únicas preocupaciones sobre este proyecto de ley. El proyecto de ley tiene un cronograma curioso, pues prevé que la isla pase a un 100 % de energía renovable para 2050, pero solo un 50 % para 2040, un objetivo a medio plazo bastante débil.

El IEEFA ha argumentado que este proyecto de ley haría poco para frenar el desarrollo del gas natural y, en particular, la inversión en gas natural de cara a rehacer el sistema eléctrico de Puerto Rico, choca con los planes para que la Isla sea menos dependiente de combustibles fósiles. Se prevé la eliminación gradual del carbón del proyecto de ley y la conversión de las centrales eléctricas de petróleo, que actualmente representan 2/3 de los generadores de la isla, en centrales combinadas.

“Si se analizan los detalles, Puerto Rico estará avanzando en la generación de proyectos de combustibles fósiles”, argumenta Cathy Kunkel, analista de energía del IEEFA.

Kunkel también critica la ley de privatización aprobada a principios de este verano, señalando que la Oficina de Energía, un regulador independiente, está “casi completamente excluida del proceso de contratación”, y señala que el nuevo proyecto de ley de generación 100 % de energía renovable pierde la oportunidad de solucionar este problema.

“En resumen, la nueva ley de energía propuesta parece estar iniciando un proceso por el cual el impulso a corto plazo del gas natural y los contratos de carácter político entrarán en conflicto con los objetivos a largo plazo de energía renovable y la eficiencia energética”, argumenta Kunkel.

El IEEFA advierte que con este proyecto no se alcanzarán los objetivos, y señala que a pesar del objetivo de alcanzar un 12 % renovable para 2015, la isla actualmente solo obtiene el 2 % de su electricidad de fuentes renovables.

[2015 hasta 2019]                                     [12,0 %] [2020 hasta 2027] 2025                           [15,0 %] 20,0 %

2040                                                             50,0 %

2050                                                             100,0 %

 

De hecho, el proyecto de ley marca un retroceso al fijar un 12 % renovable para 2019 y luego requerir el 20 % de energía renovable para 2025.

Queda por verse qué pasará con la PS 1121 a medida que avance en el Senado, pero a pv magazine nos gustaría recordar que, en política, el diablo a menudo está en los detalles. Y hasta ahora, se han hecho algunas críticas muy sustanciales de este proyecto de ley.