Australia: las baterías de iones de sodio se lanzan comercialmente como alternativa a las de iones de litio

Share

Gracias a su potencial de almacenamiento de energía a bajo costo basado en materiales abundantes y no tóxicos, las baterías de iones de sodio son un área de investigación cada vez más competitiva. Sin embargo, la tecnología ha visto hasta ahora poca adopción comercial.

En un ensayo dirigido por el Instituto de Superconducción y Materiales Electrónicos (ISEM) de la Universidad de Wollongong, se pusieron en servicio paquetes de baterías de iones de sodio de 30 kWh el viernes en la estación de bombeo de aguas residuales de Sydney Water en Bondi, ubicada justo al lado de la emblemática playa de Bondi.

El sistema de generación de energía renovable que ha supuesto una inversión de $ 10,6 millones está formado por 6 kW de paneles solares, un sistema de gestión de la energía y un paquete temporal de baterías de iones de litio.

Sydney Water utilizará baterías de iones de litio durante 12 meses para probar el sistema de gestión de energía antes de pasar a las baterías de iones de sodio un año después, cuando los socios chinos realicen el envío de los primeros lotes de baterías.

“Este proyecto contará con batería de iones de sodio fabricadas a escala comercial y lista para ser lanzadas al mercado, que permitirá que el suministro de energía renovable distribuida de bajo costo se convierta en una realidad”, dijo la profesora Shi Xue Dou, directora de ISEM.

Se escogió como primer punto de prueba la estación de bombeo de Bondi al ser una instalación de gran consumo de energía que mueve enormes volúmenes diarios de aguas residuales con el fin de probar la tecnología contra cargas altamente intermitentes y pesadas de impulsos.

El sistema generará aproximadamente 8.000 kWh de energía cada año, más de lo que la estación de bombeo de Bondi requiere para satisfacer sus propias necesidades.

Este programa piloto podría ampliarse, ya que Sydney Water tiene una red de más de 780 estaciones de bombeo de aguas residuales.

ARENA ya había anunciado anteriormente en nombre del Gobierno de Australia que destinaría $ 2,7 millones en fondos para desarrollar e implementar el Proyecto baterías de iones de sodio en aplicaciones de almacenamiento de energía renovable.

“Gracias a la contribución de investigadores líderes en el mundo de la Universidad de Wollongong, estas baterías de iones de sodio relativamente baratas y confiables no están demasiado lejos, lo que potencialmente reduce nuestra dependencia del litio”, dijo el CEO de ARENA, Darren Miller.

A principios de este año, los investigadores del ISEM de la Universidad de Wollongong lograron un gran avance en el diseño de baterías de iones de sodio, ya que desarrollaron un material que no es sensible al aire y muestran una fuerte estabilidad en los ciclos.