La fotovoltaica en el mundo: Estados Unidos

Share

El día del juicio sobre los aranceles a las importaciones de los inversores de China que amenazaban desde hacía tiempo ha llegado, y es tan malo o peor de lo que muchos en la industria temían. Tal como anunció ayer el representante de comercio de Estados Unidos, Robert Lighthizer, y el presidente de Estados Unidos, Donald Trump, el país impondrá aranceles sobre importaciones chinas por valor de aproximadamente $ 200 mil millones, incluidos inversores y baterías sin litio, a través de la Sección 301.

Dichos aranceles comenzarán a aplicarse el 24 de septiembre al 10 % y aumentarán al 25 % el 1 de enero de 2019. En una rueda de prensa, altos funcionarios del gobierno señalaron que la finalidad del intervalo es dar tiempo a las empresas que dependen de estas importaciones para cambiar las cadenas de suministro.

Para los fabricantes de inversores que abastecen al mercado solar de los EE. UU., tales cambios ya están en marcha. Sungrow tiene la opción de enviar productos desde su fábrica de inversores de 3 GW en la India y Enphase, que depende del fabricante Flex, está cambiando su producción a México. Sin embargo, dado que no se espera que esta fábrica produzca microinversores hasta el segundo trimestre de 2019, Enphase estará sujeto a estos aranceles de importación durante unos nueve meses.

En general, se espera que el impacto de los aranceles afecte en mayor medida a los distribuidores individuales de inversores que al mercado solar en sí, ya que los inversores representan una pequeña parte de los costos totales de los proyectos.