La fotovoltaica en el mundo: Alemania

Share

En rueda de prensa celebrada ayer en el idílico pueblo de Eichwalde, ubicado en las afueras de Berlín, representantes de la política y la industria inauguraron el sistema de almacenamiento de energía número 100.000 de Alemania.

El evento el martes contó con la presencia del secretario de estado parlamentario del Ministerio Federal de Economía, Thomas Bareiß, con Carsten Körnig, Director General de BSW-Solar y Detlef Neuhaus, CEO de la empresa solar y de almacenamiento con sede en Alemania, Solarwatt, que añadió su solución “My Reserve” a un sistema fotovoltaico residencial sobre tejado en Eichwalde.

Neuhaus pidió a los políticos que “no haya obstáculos regulatorios para este segmento en crecimiento; de lo contrario, los trabajos podrían perderse. Hoy en día, la industria fotovoltaica crea más empleos que las industrias del lignito y el carbón combinado”.

Hablando en el evento, Bareiß destacó “el hito de la transición energética”. Subrayó los costos drásticamente menores para el almacenamiento en los últimos años, que han disminuido en más del 50 % desde 2013.

Esto ha ayudado a permitir una transición energética viable desde el punto de vista económico. “Los sistemas de almacenamiento ya están dando soporte a las redes y seguirán ganando relevancia en el futuro”, agregó el secretario parlamentario.

Los sistemas de almacenamiento ya incorporan en su mayoría las opciones de flexibilidad para la administración inteligente de carga. “Las soluciones flexibles como esta ayudan a mantener la seguridad del suministro en Alemania, también en el futuro”, dijo Bareiß.

Körnig, de BSW-Solar añadió que más de la mitad de las nuevas instalaciones fotovoltaicas agregan almacenamiento.”Con este impulso, ya celebraremos el próximo hito de 200,000 sistemas de almacenamiento en dos años”, dijo.

BSW añadió que los sistemas de almacenamiento fotovoltaicos ayudan a estabilizar las redes de distribución locales. Además, los llamados sistemas inactivos de almacenamiento de energía podrían admitir redes locales durante todo el día. Esto reduciría la necesidad de mejorar la infraestructura de la red, especialmente frente a la carga de vehículos eléctricos. Un grupo de sistemas de almacenamiento conectados también podría asumir el papel de las redes tradicionales para controlar la energía.