La UE crea una planta piloto para el reciclaje de módulos fotovoltaicos

Share

Según el informe “End of life management solar photovoltaic panels”, publicado por la Agencia Internacional de Energía Renovable en 2016, habrá más de 78 millones de toneladas de material de desecho fotovoltaico acumulado para 2050, cuyo valor podría superar los US $ 15 mil millones si se reciclara e insertara de nuevo en la cadena de suministro.

Buscando solventar este problema, la UE ha proporcionado fondos para un proyecto de reciclaje de paneles solares de silicio. Como parte del proyecto, Geltz Umelt-Technology, una empresa con sede en el sur de Alemania con experiencia en tratamiento de aguas residuales y recuperación de metales preciosos, ha desarrollado una instalación que podría aumentar la cantidad de materiales reutilizables recuperados de un módulo fotovoltaico de silicio al final de su vida.

“La planta piloto se encuentra actualmente en fase de pruebas”, dice Fabian Geltz, director general de Geltz Umwelt Technologie.

Los socios del proyecto desarrollaron un proceso de pirólisis energéticamente eficiente, que destruye las capas de polímero no deseadas y permite la separación de múltiples materiales, incluyendo aluminio, vidrio, plata, cobre, estaño y silicio.

“El mayor desafío es destruir las capas problemáticas de polímero, que hacen imposible la separación mecánica”, dijo Geltz a pv magazine. “Después de destruir los polímeros mediante pirólisis, los materiales restantes pueden separarse sin grandes esfuerzos con procesos mecánicos de separación de última generación. Otro desafío es reciclar los metales valiosos tan completos como sea posible con alta pureza”.

Las capas de polímero a las que se refiere Geltz son principalmente el revestimiento posterior y el material encapsulante, que durante mucho tiempo han sido los componentes más problemáticos en lo que respecta al reciclaje de módulos. “Se gasifican con el proceso de pirólisis y luego se queman en un postquemador térmico en condiciones de exotermia”, explica Geltz. “El calor generado se puede usar para precalentar el siguiente ciclo de pirólisis, que no se implementa en la unidad piloto, pero está previsto que se utilice en la primera etapa de expansión con un segundo reactor”.

Geltz añade que los productos químicos tóxicos resultantes del proceso de pirólisis también se tratan en la planta de reciclaje. “Para evitar la creación de dioxinas, el gas caliente se apaga a través del espectro de temperatura, en el que se pueden formar dioxinas. El ácido fluorhídrico creado se neutraliza mediante lavado con gas”.

Cuando se lleven a cabo más pruebas para optimizar los parámetros del proceso, los socios del proyecto estiman que la instalación piloto podría procesar hasta 50.000 módulos al final de su vida útil por año, y recuperar más del 95 % de los materiales reciclables. Geltz dijo que espera que la planta se encuentre a pleno rendimiento en 2019.