Brasil: anunciados más proyectos FV a gran escala

Share

La energética brasileña Rio Alto Energia, una filial del conglomerado Grupo Rio Alto, anunció en un comunicado de prensa que pretende ampliar la capacidad de su complejo solar Coremas de 93 MW a 300 MW.

El complejo, ubicado en el desierto de Paraíba, en el estado de homónimo, al sur de Brasil, actualmente consta de tres unidades: los Coremas I, II y III, de alrededor de 30 MW cada uno, que fueron seleccionados en las primeras tres subastas de energía renovable celebradas por el gobierno brasileño entre 2014 y 2015.

La compañía especificó que las siete nuevas instalaciones planificadas están ahora completamente desarrolladas, aprobadas por las autoridades locales y listas para construir, y que estos proyectos están destinados a competir en las futuras subastas de Brasil para energía solar y renovables.

El proyecto también está siendo financiado, según la compañía, por los bancos locales Banco do Nordeste y Banco BTG Pactual, mientras que también cuenta con el respaldo financiero de la Unión Europea, y Nordic Power Partners, una empresa conjunta entre el IFU (Danish Sovereign Fund) y EE (Energía Europea). Sin embargo, no se divulgó cuánto se está invirtiendo en el proyecto.

Mientras tanto, se ha anunciado otro proyecto gigante para la ciudad de Campo Grande, en el sureño estado de Mato Grosso do Sul. Es una inversión de $ 1.5 mil millones anunciada por el fabricante de bombas y válvulas Korea System Business (KSB), según el portal local Campo Grande News. El parque solar será parte de un proyecto más grande de $ 2 mil millones que fue discutido por los representantes de la compañía con las autoridades de Campo Grande, que ahora ha decidido crear una comisión técnica que evaluará cómo la planta solar gigante podría ser desplegada en el territorio de la ciudad .

El proyecto tiene como objetivo proporcionar energía al distrito industrial local y convertir a Campo Grande en una “Smart City”, dijo el gobierno local. Se prevé, además, que un inversor no identificado de Dubai apoye el proyecto.

Varios proyectos de este tipo, planeados para ser construidos fuera del esquema de subastas de Brasil, fueron anunciados durante los últimos años y meses en todo Brasil. Ninguno de ellos, sin embargo, se ha convertido en realidad hasta la fecha. La solar sin subsidios en el país, de hecho, tiene que lidiar con varios problemas. Según Rodrigo Sauaia, presidente de la asociación solar brasileña ABSolar, aún hay dos desafíos principales en el segmento privado de PPA solar: competencia directa con proyectos de otras fuentes, como plantas hidroeléctricas viejas y ya amortizadas, que pueden ofrecer precios más competitivos; y la dificultad de encontrar financiamiento para los PPAs, cuyos plazos en Brasil varían entre dos y cinco años.