Hanergy planea fábrica solar en Brasil

Share

José Renato Gomes Secretario Municipal de Desarrollo Económico y Turismo de la ciuidad brasileña de Uberaba, en el estado de Minas Gerais, se reunió con el CEO de Hanergy Holding Group, Han Rui, y el director de ventas de la compañía, Ren Yushi, para discutir un proyecto industrial que el especialista chino de películas delgadas fotovoltaicas tiene la intención de construir en el área de la ciudad, de acuerdo con un documento del Ministerio de Industria, Comercio Exterior y Servicios de Brasil.

Aunque el gobierno brasileño no haya revelado más detalles sobre la naturaleza de este proyecto industrial, la prensa local publicó que Hanergy planea abrir una planta de fabricación de películas delgadas solars en Uberaba, y que se prevé que la inversión en el proyecto sea de $1 mil millones.

Alrededor de 400 empleos directos deberían crearse con la apertura de la fábrica, dijo la compañía en su reunión con el representante del municipio, pero no se dio un plazo para la implementación de la fábrica.

El proyecto, según las autoridades locales, contaría con su apoyo para la logística y el manejo del papeleo burocrático, mientras que la asociación industrial estatal, la Federación de las Industrias del Estado de Minas Gerais (Fiemg), ya ha prometido su cooperación para la implementación del proyecto.

Hanergy ya había anunciado en 2013 un plan para construir una fábrica de paneles de película delgada en Brasil, en el estado de Rio Grande do Sul. Este plan, sin embargo, nunca se ha implementado.

Actualmente, Brasil apoya a su industria solar nacional con una regulación que ayuda a los proyectos fotovoltaicos construidos con módulos de manufactura local (que en el futuro cercano también podría incluir  los inversores, según pudo averiguar pv magazine) garantizándoles el financiamiento del banco de desarrollo brasileño, el BNDES.

Actualmente hay ocho fabricantes de módulos PV operativos en el país. Entre ellos, se encuentra el fabricante chino-canadiense Canadian Solar, que opera una fábrica de 380 MW en Sao Paulo, y el productor chino BYD, que posee una planta de fabricación de 280 MW en Campinas.