La fotovoltaica en el mundo: España

La petrolera española Repsol se ha unido al club de todos los grupos petroleros multinacionales que decidieron recurrir a las energías renovables para diversificar sus negocios, como Shell, Total, Eni, Statoil de Noruega (que pasó a denominarse Equinor para subrayar su nuevo compromiso con las energías renovables), Mol de Hungría, PDO de Omán y la PJC de Jamaica.

Durante la junta general de accionistas, el presidente de Repsol, Antonio Brufau, dijo que la empresa ahora se comprometerá a luchar contra el cambio climático, y agregó que el grupo está listo para enfrentar todos los desafíos de la transición energética de España. “El grupo está analizando alternativas para combatir el aumento de la temperatura global, apostando por una estrategia efectiva con el menor costo posible para los ciudadanos”, dijo Repsol en su comunicado.

Las energías renovables, por otro lado, son reconocidas como altamente competitivas, aunque sigan necesitando el apoyo de la producción de energía a gas, debido a su naturaleza intermitente, destacó la compañía. “Es precisamente allí donde el gas se posiciona como la mejor opción de energía firme para combatir la intermitencia del sistema frente al aumento de las energías renovables”, se explica más adelante. Alrededor del 63 % de la producción de electricidad de Repsol proviene de centrales de gas.

Sin embargo, antes de este nuevo anuncio, Repsol ya había desarrollado actividades en el sector de energías renovables, especialmente en el sector eólico, participando en dos proyectos piloto de energía eólica marina: el proyecto Principle Power, Inc. (PPI) en Portugal, lanzado en 2011, y el proyecto WindFloat Atlantic (WFA), que se está desarrollando en asociación con EDP Renewables, Mitsubishi Corp., Chiyoda Corp. y Engie, y del cual la compañía petrolera española posee una participación del 19 %.

Además, la empresa está participando a proyectos piloto de biocombustibles y electromovilidad.