Edificio de Celsia en Colombia recibe certificación LEED categoría Oro

Share

A principios de marzo, Celsia, a través de Epsa, presentó NOVA, el Núcleo de Operaciones de Visión Avanza, “el más moderno centro tecnológico de monitoreo y control de activos en Latinoamérica” según la empresa.

Se trata de un gran cerebro tecnológico en el que la organización centralizó todas las operaciones que requieren seguimiento las 24 horas del día los 365 días de año, tanto en Colombia como en Centroamérica, donde actualmente tiene presencia, así como en los nuevos países a los que en un futuro llegue la compañía.

NOVA ha sido la primera edificación en el Valle del Cauca en obtener la certificación LEED Oro.

La certificación LEED (Leadership in Energy & Environmental Design) otorgada por el Consejo Estadounidense de Construcción Verde (U. S. Green Building Council – USGBC) se concede a edificaciones construidas bajo estrategias ligadas a obtener altos estándares en materia medioambiental y en salud como el desarrollo sostenible del sitio, la eficiencia en el uso del agua y la energía, la selección de materiales y la calidad del aire al interior de la edificación.

“Estamos muy orgullosos con esta distinción que recibe NOVA, un proyecto que desarrollamos en conjunto con Celsia y con el que nos sentimos totalmente identificados porque refleja el compromiso con la sostenibilidad de nuestra compañía y nuestro esfuerzo diario por lograr un equilibrio que nos permita gestionar los impactos sociales, ambientales y económicos de nuestros proyectos”, puntualizó Nicolás Jaramillo, presidente de Pactia.

Para la certificación LEED recibida se tuvieron en cuenta los aspectos con los que se construyó NOVA como:

Eficiencia energética:

Un sistema de iluminación LED, eficiente en el consumo de energía y dimerizable, es decir, se puede controlar su intensidad según la hora o la luz natural.

Aires acondicionados y sistemas de enfriamiento más eficientes, calibrados para optimizar su uso y evitar desperdicio energético. Instalados en el piso y no sobre el techo, lo que hace este sistema más eficiente.

Paneles solares, con un estimado de generación fotovoltaica de 80.000 KWh al año.

Infraestructura amigable:

Diseño bioclimático que reduce el consumo energético y aumenta el confort al interior del edificio.

Para su construcción se usó materia prima local (arena, cemento y planta de mezcla de concreto cerca de la construcción) con lo cual contribuyó a lograr una huella de carbono baja durante su edificación.

Se usó materia prima biodegradable o con huella de carbono baja.

El piso fue fabricado con material reciclado.

Las paredes acústicas fueron construidas con materiales reutilizados.

La fachada tiene un diseño bioclimático, que aprovecha el flujo de aire para reducir la temperatura al interior del edificio y además el material es concreto reforzado con fibra de vidrio reciclado (más resistente, liviano y menor uso de materia prima).

Impermeabilización del techo: construido con un elemento reflectivo que evita el calentamiento de la cubierta y tiene mayor resistencia y durabilidad.

Aprovechamiento del agua:

Utilización de las aguas lluvias para riego, sanitarios y la red contraincendios.

Reciclaje del agua gris (lavamanos y duchas) para los mismos usos.

Otros factores que fueron importantes para lograr la certificación:

La educada utilización y disposición de los materiales de construcción.

El factor innovador logró una puntuación alta en los temas energéticos evaluados en el edificio.

Adicionalmente, Celsia realizó un concurso de diseño de arquitectura envolvente para la fachada del proyecto que escogió el diseño más eficiente en términos ambientales y energéticos.

El edificio fue construido por Conconcreto.

“Desde que empezamos a pensar en NOVA quisimos garantizar que fuera un proyecto de avanzada en temas tecnológicos y al mismo tiempo amigable con el medio ambiente, razón por la cual en su concepción nos planteamos la meta de tener una edificación LEED. Por eso recibir la certificación en la categoría Oro es un reconocimiento muy importante y una evidencia más de que nuestra política de sostenibilidad es una realidad tangible”, afirmó Claudia Salazar, líder de Gestión Humana, Administración y Tecnología de Celsia, empresa de energía del Grupo Argos.