Las células de película fina en tándem de cuatro uniones tienen un gran potencial para aplicaciones residenciales según científicos del MIT

Un nuevo estudio realizado por investigadores del Instituto de Tecnología de Massachusetts (MIT) sugiere que las células tándem de cuatro uniones pueden convertirse en una opción viable en el negocio solar residencial, independientemente de su ubicación, y a pesar de sus altos costos.

En general, el grupo de investigación analizó cuatro tecnologías fotovoltaicas de capa fina diferentes en tres tipos diferentes de ambiente en los Estados Unidos: árido en Arizona; templado en Dakota del Sur; y húmedo en Florida.

En cada uno de estos entornos, los científicos compararon dos tipos de células solares de unión única: telururo de cadmio, o CdTe, y cobre-indio-selenio de galio, o CIGS, con dos tipos diferentes de células en tándem: dos uniones o cuatro. En particular, los investigadores analizaron cómo el costo nivelado de la electricidad de un proyecto (LCOE) podría verse afectado en función de si los precios globales de la energía permanecen constantes o disminuyen con el tiempo.

“Para los sistemas residenciales, demostramos que el sistema en tándem de cuatro uniones [la célula solar más eficiente actualmente disponible] era la mejor opción, independientemente de la ubicación”, dijo la coordinadora de investigación, Sarah Sofia. Para las plantas solares a gran escala, los autores de la investigación encontraron, en cambio, que la tecnología con los costos de producción más bajos puede representar el mejor negocio.

“Para mí, mostrar que una célula tándem de cuatro terminales tenía una clara oportunidad de tener éxito no era obvia. Realmente muestra la importancia de tener un alto rendimiento energético en un sistema residencial”, explicó Sofía.

Los hallazgos del estudio pueden ser aplicables a todo tipo de tecnologías solares de capa fina, concluyeron los autores del estudio.