Las generadoras eléctricas de Chile quieren aumentar la participación de renovables

Share

La Asociación de Generadoras de Chile reúne a las principales generadoras de energía eléctrica del país. A principios de febrero, la asociación gremial encargó al consorcio formado por las empresas consultoras PSR de Brasil y Moray Energy de Chile el desarrollo del estudio denominado “Análisis de Largo Plazo para el Sistema Eléctrico Nacional de Chile (SEN) considerando fuentes de Energía Renovable Variable (ERV)”.

Entre sus conclusiones, se encontró que “las fuentes ERV son la opción más competitiva para la expansión y aportarían entre el 37 % y 46 % del suministro hacia 2030 (complementariedad solar-eólica)”.

Por ello, la asociación ha encargado ahora un estudio para identificar, en base a una revisión crítica del mercado eléctrico chileno y a una extensa revisión de experiencia internacional, propuestas de mejoras en los mecanismos de definición, adquisición, reconocimiento y asignación de los servicios de flexibilidad necesarios en un sistema eléctrico que avanza hacia una matriz de generación de características predominantemente renovable y de aportes variables, como es el caso del sistema chileno.

En su reporte de marzo la asociación gremial sostuvo que la penetración de ERV “puede alterar el funcionamiento de los mercados de electricidad, los cuales fueron diseñados en muchos casos para sistemas eléctricos hidrotérmicos. Más aún, las características particulares de las fuentes renovables variables crean impactos técnico-económicos en diferentes horizontes de tiempo que deben ser apropiadamente analizados”.

Las principales propuestas planteadas en el estudio, desarrollado por renombrados especialistas nacionales chilenos e internacionales liderados por el académico Carlos Batlle, investigador del MIT y del Instituto de Investigación Tecnológica de la Universidad de Comillas de España, Sebastián Bernstein y Renato Agurto, de Synex Ingenieros Consultores de Chile, y Carlos Skerk, de Estudios Energéticos Consultores de Argentina; son:

  1. Establecer un despacho vinculante: “Un despacho vinculante en la programación diaria, con un precio al cual es remunerada la energía comprometida en dicho despacho calculado ex ante, independientemente de las reprogramaciones posteriores, provee a los agentes del mercado de una herramienta de cobertura de riesgo en un contexto en que éste puede verse incrementado al ser más frecuentes las modificaciones al despacho debido a una alta penetración ERV”.
  2. Recuperación de costos fijos de operación: “Se requiere garantizar la recuperación de costos fijos de operación (tales como los costos de arranque y detención) a través de alguna de las siguientes alternativas: i) la introducción de un uplift en el costo marginal, el cual apunta a la internalización de los costos fijos señalados en dicho precio; o ii) a través de un pago lateral (side payment) de los costos fijos pagados discriminadamente a cada generador”.
  3. Optimización de los costos de reserva: “Se plantea un esquema de co-optimización de energía y reservas, despejando así simultáneamente y mediante el mismo algoritmo el uso de ambos recursos considerando los costos declarados. La co-optimización permite aprovechar las ventajas de las sinergias entre estos dos productos complementarios, evitando además la aplicación de un esquema de subastas de reservas que no sería consistente con el resto del diseño de mercado en Chile”.
  4. Causalidad en la asignación de costos de reserva: “Para un funcionamiento óptimo del sistema eléctrico se debe evitar la socialización de los costos de la reserva, los que deben ser asignados a los agentes, ya sea de la demanda o la oferta, responsables de ocasionarlos”.
  5. Confiabilidad de largo plazo: “En orden a introducir una señal de largo plazo para la atracción de recursos flexibles sería recomendable incluir tal señal en un concepto análogo al pago por capacidad, incorporando un pago adicional a este, el que remuneraría el concepto de capacidad flexible. Se considera que una solución de este tipo es más robusta que una posible segmentación del mercado de generación con licitaciones de unidades generadoras desarrolladas a estos efectos”.