Investigadores estadounidenses desarrollan una nueva arquitectura de célula solar orgánica

Científicos de la Escuela de Ingeniería Tandon de la de NYU que trabajan en materiales de células solares orgánicas pudieron mejorar el rendimiento de una célula solar orgánica que no es de fullereno al utilizar una pequeña molécula de un material conocido como Squaraine como agente de cristalización.

“Añadimos una pequeña molécula que funciona como un donador de electrones por sí mismo y mejora la absorción de la capa activa”, explica el profesor asociado de Tandon, André D. Taylor. “Esta pequeña molécula añadida facilita la orientación del polímero donante-receptor (llamado PBDB-T) con el aceptor que no es fullereno, ITIC, de manera que sea más favorable”.

La célula desarrollada por el equipo y descrita en la revista Materials Today se conoce como célula solar basada en FRET y utiliza un mecanismo de transferencia de energía que se observó por primera vez en la fotosíntesis natural. Usando una nueva mezcla de polímero y no fullereno con escuaraína como agente de cristalización, el equipo creó una célula que logró una eficiencia de conversión de más del 10 %, algo que antes no era posible con una célula solar de polímero de unión única.

Taylor señala que la célula que su equipo desarrolló es flexible y, por lo tanto, podría usarse algún día en una variedad de aplicaciones, incluyendo vehículos eléctricos y dispositivos electrónicos portátiles. “Esperamos que este método de agente cristalizador llame la atención de los químicos y científicos de materiales relacionados con la electrónica orgánica”, dice el autor principal del trabajo, Yifan Zheng.

El equipo de investigación de Taylor continuará trabajando para mejorar las células solares orgánicas que no son de fullereno, así como las perovskitas.