La fotovoltaica en el mundo: Japón, mundo

El Ministerio de Economía, Comercio e Industria de Japón ha revocado las aprobaciones de FIT para 260.000 proyectos solares que suman una capacidad de 14,6 GW de 84,5 GW de proyectos que fueron aprobados bajo el antiguo esquema FIT de Japón según el último informe de RTS Corp.

Sin embargo, la consultora fotovoltaica con sede en Tokio estimó que cerca de 30 GW de capacidad fotovoltaica aprobados para su desarrollo en el marco del antiguo programa sí podrán llevarse a cabo.

RTS reconoció que los proyectos aprobados bajo el antiguo programa FIT de Japón representarían una parte no especificada de la capacidad que se construirá en 2018. Pero también dijo que la “recuperación” del mercado solar residencial de Japón representará una cantidad importante de las instalaciones de este año, en gran medida debido al aumento del uso de las baterías de almacenamiento y la creciente importancia de las llamadas soluciones de hogar con energía cero.

Además, la consultora dijo que espera que el gobierno aligere los requisitos para participar en las próximas licitaciones, en respuesta al relativamente bajo interés mostrado en la primera subasta fotovoltaica del país.

Según las estadísticas de la Agencia Internacional de Energía Renovable (IRENA), la capacidad solar acumulada instalada de Japón sería de aproximadamente 50 GW en la actualidad, frente a los casi 42 GW a fines de 2016. En diciembre, RTS dijo que el país parece estar en camino de alcanzar el objetivo fijado para 2030 que prevé 64 GW para el año 2020.

 

Un nuevo informe de Bloomberg New Energy Finance (BNEF) ha revelado que el mundo está agregando más capacidad de almacenamiento de energía que nunca, pero la confianza en el respaldo de las políticas está generando un crecimiento irregular.

Las instalaciones globales de almacenamiento de energía alcanzaron 1,17 GW en 2017, lo que representa un aumento del 4,6 % frente a 2016. Sin embargo, 2016 registró un crecimiento del 61 % frente a 2015, lo que significa que la expansión del sector se ha desacelerado dramáticamente en los últimos 12 meses.

BNEF aún espera que el crecimiento del sector sea seis veces superior para el año 2030, pero advierte que la industria “todavía necesita las ruedas de entrenamiento” a medida que se estabiliza en una escala global.

“El almacenamiento es actualmente un mercado frágil que depende del respaldo de políticas en la mayoría de los países, y esto hace que el crecimiento sea irregular”, dijo el jefe de análisis de almacenamiento de BNEF, Logan Goldie-Scott.

A medida que se instalan cantidades cada vez mayores de fuentes de generación de electricidad renovable, como la energía eólica y solar a las redes mundiales, crece la importancia del almacenamiento, sin embargo, en muchos países la tecnología de almacenamiento aún depende de subsidios y apoyo gubernamental que no siempre es óptimo. El precio promedio de un paquete de baterías sigue siendo prohibitivamente caro para muchos consumidores potenciales de generación distribuida, a pesar de que los costos cayeron un 24 % hasta alcanzar $ 209 / kWh el año pasado.

El país que destacó en almacenamiento en 2017 fue Corea del Sur, que instaló 406 MW de capacidad, más que cualquier otra nación. Según BNEF, las políticas de Corea del Sur “respaldan la adopción de baterías ofreciendo incentivos tales como descuentos en las tarifas eléctricas”.