La fotovoltaica en el mundo: Estados Unidos y Egipto

El Partido Republicano de EE. UU. se ha opuesto sistemáticamente a la participación del gobierno en la banca y otras partes de la economía que han estado dominadas por el sector privado.

Lo que llama la atención es que durante el primer año bajo la administración del presidente estadounidense Donald Trump, la Corporación de Inversión Privada en el Exterior (OPIC) duplicara con creces el volumen de préstamos que proporcionó para proyectos solares a $ 253 millones, según una investigación publicada por Reuters.

Esta cantidad incluyó un préstamo para un proyecto solar en Zambia apoyado por First Solar, proyectos solares de AES Corporation en Jordania y El Salvador y un proyecto de un promotor en la India.

Junto con la energía eólica y otras fuentes de energía renovables, los proyectos de energía limpia representaron el 90 % de los préstamos de OPIC en 2017, la mayor cantidad desde 2013.

OPIC y Export-Import Bank desempeñaron un papel fundamental en el arranque solar en América Latina, y su financiación permitió a las empresas solares estadounidenses SunEdison, SunPower y First Solar realizar una serie de proyectos en el norte de Chile en 2013 y 2014.

Sin embargo, desde entonces, la organización se ha visto afectada por el escándalo y actualmente está siendo investigada por su organismo de control interno para los préstamos otorgados a tres de estas plantas solares y una central hidroeléctrica en Chile.

 

La constructora y epecista alemana ib vogt ha comenzado la construcción de tres proyectos solares a gran escala que suman una capacidad combinada de energía solar fotovoltaica de 166,5 MW en Benban, en la región de Asuán, en Egipto.

Ib vogt se adjudicó los derechos para construir las plantas solares en el programa FIT de segunda ronda de Egipto, celebrado el año pasado.

Según ha comunicado la empresa, la construcción de dos de las pantas ya ha comenzado y la tercera empezará en unos días.

En conjunto, las plantas solares cubrirán 270 hectáreas de tierra y albergarán medio millón de módulos solares montados con sistemas de seguimiento.

Según ib vogt, las tres granjas solares completas mitigarán el efecto de 178.000 toneladas de dióxido de carbono al año, y suplirán las necesidades de electricidad de 55.000 hogares locales.

Estas tres granjas solares se conectarán como parte del proyecto fotovoltaico Benban de 2 GW, que será uno de los complejos solares más grandes del mundo una vez terminado. Se ubicará 650 km al sur de El Cairo, en el corazón del desierto egipcio, y ayudará al país a satisfacer el 20 % de sus necesidades de electricidad con energías renovables, según el objetivo del gobierno para 2022.

La contribución de ib vogt a este proyecto sumará 230,6 MW de capacidad solar una vez completada. La empresa alemana se asoció con Phoenix Energy, Infinity Solar y BPE Partners en el proyecto, que está siendo financiado con préstamos de desarrollo por un valor de 146 millones de dólares otorgados por el Banco Europeo de Reconstrucción y Desarrollo (EBRD), el Dutch Development Bank (FMO) y el Fondo Verde para el Clima (GCF).