La fotovoltaica en el mundo: Taiwán e Irlanda

Share

El gobierno de Taiwán ha anunciado haber iniciado una acción legal en contra de los aranceles impuestos por la administración de Donald Trump sobre las importaciones de sus productos solares y de los de muchos otros países del mundo.

Taiwán, de hecho, tiene una capacidad de producción de celdas solares de aproximadamente 13 GW, y varios GW de capacidad de producción de módulos. Recientemente tres de los mayores productores fotovoltaicos del país, Neo Solar Power (NSP), Gintech Energy y Solartech Energy han anunciado su intención de fusionarse en una única entidad, que será llamada United Renewable Energy Company (UREC).

La acción legal de Taiwán sigue la de Corea, que se había dirigido al WTO inmediatamente después el anuncio de los aranceles por parte del gobierno estadounidense.

Irlanda tendrá su primer plan de fomento a la FV residencial este verano. El anuncio fue hecho por el Ministro de Energía del país, Denis Peter Naughten, durante de la Cumbre de Energía Renovable de Irlanda 2018, que se está celebrando en estos días en Dublín.

Naughten enfatizó que este verano se lanzará un programa piloto de ayuda para la microgeneración solar fotovoltaica y que inicialmente se centrará en el autoconsumo residencial. “Esta será la primera de múltiples fases de fomento para la microgeneración en Irlanda, mientras exploramos otras opciones y avanzamos hacia la nueva directiva y habilitamos el autoconsumo renovable”, dijo el ministro en su declaración.

El ministro también mencionó un taller de partes interesadas sobre microgeneración que celebró con la Autoridad de Energía Sostenible de Irlanda (SEAI) en 2017, en el que se abordaron la mayoría de los principales problemas del mercado de la solar sobre cubierta en el país. “He pedido a la SEAI que realice un estudio sobre la posible demanda e impacto de la microgeneración”, continuó Naughten.

El plan para la microgeneración solar, que no estaba incluido en el plan general para las renovables (RESS) revelado por el gobierno irlandés en septiembre, fue prometido por Naughten en ese época, pero sin especifiar el plazo para su introducción.