La fotovoltaica en el mundo: Estados Unidos y Taiwán

El productor chino de módulos solares Jinko ha confirmado sus planes de construir una fábrica de paneles en Jacksonville, Florida, en EE. UU. La empresa estaría actualmente negociando con una entidad local no identificada para la construcción de la fábrica, en la cual podría invertir aproximadamente 490 millones de dólares.

El anuncio de Jinko llegó en un comunicado en el cual la empresa también afirmó haberse asegurado un contrato de suministro de módulos por un total de 1,75 GW con empresas estadounidenses no especificadas para los próximos tres años.

Aunque la empresa no haya revelado detalles sobre qué producirá la fábrica exactamente, el acuerdo de suministro ofrece una idea del tamaño que podría tener, así como la entidad de la inversión prevista.

Jinko dijo que el proyecto crearía 400 nuevos empleos en 2018, ya que la construcción de la fábrica podría comenzar en junio, y que otros 400 se crearán en 2019. Se prevé que la realización de la planta será terminada antes del fin del próximo año.

Mientras tanto, también el productor fotovoltaico taiwanés United Renewable Energy (URE), que es una nueva entidad creada a través de la fusión de los tres productores Neo Solar Power, Solartech y Gintech, ha confirmado un plan para la construcción de una fábrica de paneles solares en EE. UU.

Los detalles de la prensa taiwanesa sobre el proyecto no están muy claros, ya que se habla de una inversión cercana a los 20 millones de dólares y una capacidad de entre 500 MW y 1 GW.

No fueron revelados más detalles sobre la localización de la fábrica ni sobre los tiempos de realización del proyecto.

Lo que es cierto es que ambos proyectos son el resultado de los aranceles que la administración de Donald Trump impuso sobre las importaciones solares de muchos países del mundo, incluso de China, Taiwán y México.