San Carlos, en Argentina, instalará una microplanta solar para proporcionar energía eléctrica a pequeños productores

Durante la convocatoria 2016 de la línea PFIP MAE (Proyectos Federales de Innovación Productiva, Medio Ambiente y Energías Alternativas), se presentó el proyecto “Instalación de micro planta solar fotovoltaica de electrificación rural en Jasimaná – departamento de San Carlos”, con el fin de beneficiar a treinta pequeños productores agropecuarios que carecen actualmente de energía, lo cual es un grave problema en la zona, teniendo en cuenta la distancia entre las comunidades.

Los destinatarios finales del proyecto son agricultores a pequeña escala, productores de diferentes tipos de hortalizas (papas, habas, cebollas), quinoa, alfalfa, maíz y pequeños productores de ovinos, caprinos y camélidos que demás fabrican quesos con leche de cabra, fibra para la elaboración de piezas artesanales y utilería; y de la cría de camélidos obtienen la fibra para la confección de prendas típicas de la zona y mantas.

La electrificación rural permitirá agregar valor a la producción agrícola a pequeña escala además de que abastecerá de agua caliente y permitirá la cocción y conservación de alimentos.

El proyecto se subsidiará con fondos federales y supone una inversión de apenas 906.293 pesos argentinos (unos 48.000 dólares).

A pesar de que el proyecto se presentó ante el Consejo Federal de Ciencia y Tecnología en la convocatoria 2016 y fue avalado por el Ministerio de Educación, Ciencia y Tecnología de Salta, su resolución se encuentra en proceso de adjudicación de fondos. Se prevé que se ejecute durante el presente año.

En cuanto a la administración de los subsidios, en su carácter de Unidad de Vinculación Tecnológica (UVT), la Universidad Católica de Salta será quien quede a cargo.

La directora de Promoción Científica y Tecnológica, Fernanda Gabin, destacó la importancia del proyecto para las comunidades de la zona, ya que les permitirá mejorar su calidad de vida mediante el acceso a la energía eléctrica.

El Ministerio de Educación, a través de la Secretaría de Ciencia y Tecnología de la provincia, gestiona fondos del Consejo Federal de Ciencia y Tecnología (COFECYT) para la financiación de aquellos proyectos sustentables que tengan como finalidad el cuidado y protección del ambiente y la calidad de vida de la población, la adopción de tecnologías apropiadas como herramientas indispensables para preservar y asegurar una utilización racional de los recursos naturales, así como la distribución de energía suficiente en todo el país y en todos los niveles sociales de la población. No obstante, algunos medios locales denuncian la lentitud de los trámites burocráticos en los que quedan atrapados los proyectos durante años.