Instalación solar en el Centro Internacional de Agricultura Tropical de Colombia

La compañía energética colombiana Celsia, dependiente del Grupo Argos, ha anunciado en una nota de prensa la construcción de una planta solar en el Centro Internacional de Agricultura Tropical (CIAT) ubicado en Palmira (Valle del Cauca), Colombia.

El sistema se ha construido en el marco de la celebración de los 50 años del CIAT, y cuenta con 2.820 módulos solares con una capacidad de 902,4 kWp para una generación promedio estimada de 1.250 MWh / año sobre una superficie de 14.400 m2. Se estima que la generación supondrá un 20 % del consumo energético del centro.

“Con el desarrollo de este proyecto, ejecutado a través de EPSA, estamos contribuyendo a que el CIAT logre reducir en un 12 % la tarifa de energía, lo que les generará unos ahorros anuales importantes y además evitará la emisión de 501 toneladas anuales de CO2, que equivalen a sembrar 1.790 árboles en 20 años o reforestar 3 hectáreas”, dio a conocer, Luis Felipe Vélez, líder Comercial de Celsia, al explicar que el modelo de negocio que se le viene ofreciendo a los clientes es muy sencillo: la compañía es la que hace la inversión, se encarga de la operación y mantenimiento y el cliente paga por kilovatio de energía consumida a una tarifa pactada, más baja que la tarifa convencional, durante un periodo de tiempo acordado.

Para Ruben Echeverría, director general del CIAT, este piso solar para autogeneración, el primero en ser instalado en Colombia por Celsia y EPSA, es la mejor forma de celebrar los 50 años de la entidad orientada hacia la agricultura ecoeficiente, que responde al crecimiento demográfico, el acelerado proceso de urbanización, la degradación extensiva de la tierra, el cambio climático y los adelantos científicos.

“Deseamos inspirar a nuestros socios y donantes para que se unan en la construcción de un futuro eco eficiente; de allí la importancia de adoptar estos modelos de energías provenientes de fuentes renovables, desarrollar una infraestructura amigable y adquirir tecnologías innovadoras que mantendrán nuestro centro a la vanguardia”, dice Echeverría, al precisar que esperan en el futuro ampliar el programa y poder así cubrir una mayor parte de sus crecientes necesidades energéticas.

El CIAT forma parte del CGIAR, un consorcio de centros de investigación cuya labor es aumentar la seguridad alimentaria, reducir la pobreza rural, mejorar la salud y la nutrición humana y asegurar un manejo sostenible de los recursos naturales. Coordina la labor de 15 centros, en colaboración con organizaciones asociadas, institutos de investigación nacionales y regionales, la academia, el sector privado y la sociedad civil. Su equipo está formado por cerca de 8.000 personas, entre científicos y personal de apoyo, y tiene la colección de recursos genéticos más grande del mundo.