La fotovoltaica en el mundo: Reino Unido, Alemania y Jordania

Los costes de la energía solar y la eólica impulsarán la penetración de energías renovables al 50 % en las redes energéticas de Alemania y el Reino Unido a mediados de la década de 2020, aunque la naturaleza volátil y variable de tales fuentes de energía implica que ambas redes requerirán la misma capacidad de energía de respaldo de carga base en 2040 que la que necesitan hoy.

Esta es la principal conclusión de un nuevo informe publicado por Bloomberg New Energy Finance (BNEF) y encargado por la Asociación de Energía Renovable (REA) del Reino Unido y Eaton.

Titulado Beyond the tipping point: flexibility gaps in future high-renewable energy systems in the U.K., Germany and the Nordics, el informe señala que los denominados puntos de inflexión económica harán que, en una década, más del 50 % de la generación de electricidad provenga de energías renovables. Los días especialmente ventosos y soleados las redes de estos países funcionarán completamente con energía eólica y solar. Como complemento al crecimiento de estas tecnologías, se almacenará energía, lo que ayudará a facilitar la transición.

La directora ejecutiva de REA, Nina Skorupska, destacó que el estudio demuestra que la energía eólica y la solar son ahora las formas más baratas de generación y que continuarán siéndolo, ya que seguirán reduciendo sus costes durante la próxima década más o menos. “Los importantes aumentos en la futura generación de energía renovable significan que la industria y el gobierno deben comenzar a planificar ahora para garantizar formas bajas en carbono y rentables para equilibrar la oferta y la demanda”, dijo.

La capacidad de la energía fotovoltaica de llegar a las personas más necesitadas y vulnerables se ha puesto de manifiesto una vez más después de que Jordania haya puesto en marcha una planta fotovoltaica de 12,9 MW dentro del campamento de refugiados de Zaatari, en la frontera entre Jordania y Siria.

Se trata de la mayor planta solar del mundo instalada dentro de un campo de refugiados y proporcionará energía renovable a unas 80.000 personas sirias que tendrán electricidad durante catorce horas al día, según ha informado el Alto Comisionado de Naciones Unidas para los Refugiados (ACNUR).

Gracias a esta nueva infraestructura, las familias que viven en este enclave podrán usar frigoríficos, televisores, ventiladores y recargar sus teléfonos móviles así como conectar otros aparatos eléctricos. La instalación ha tenido un coste de 17,5 millones de euros (20,5 millones de dólares estadounidenses) y ha sido financiada por el Gobierno de Alemania. ACNUR ha señalado que la electricidad que generen los 40.000 paneles solares que se han instalado supondrá un ahorro de unos 5,5 millones de dólares anuales (unos 4,7 millones de euros) que se podrán volver a destinar a ayudas para las personas refugiadas.