La fotovoltaica en el mundo: Países Bajos e Italia

La segunda ronda del SDE+ (Stimulering Duurzame Energieproductie), un programa neerlandés para proyectos de energías renovables a gran escala, ha recibido un total de 5.783 solicitudes que sumarían una capacidad combinada de 5,3 GW. Un 60,7 % de la capacidad preasignada corresponde a la solar. De todos los proyectos presentados, 5.456 fueron fotovoltaicos de más de 15 kW y sumaron una capacidad de 3,221 MW. La “ronda de otoño”, abierta entre el 3 y el 27 de octubre, ha sido la segunda y última prevista para este año, y cuenta con un presupuesto de 6 mil millones de euros (casi 7 mil millones de dólares). La primera ronda tuvo el mismo presupuesto. El programa compensa la diferencia entre el precio de la energía renovable y el valor de mercado de la energía suministrada. El periodo durante el cual se recibirán los subsidios puede ser de 8, 12 o 15 años.

El Ministerio italiano de Desarrollo Económico publicó el pasado viernes el nuevo plan estratégico de energía para el periodo comprendido entre 2020 y 2030. El Gobierno espera que el porcentaje de renovables aumente del 17,5 % actual al 27 % en 2030 (el objetivo fijado por la UE del 17 % ya ha sido alcanzado por el país). Alrededor del 50 % de ese 27 % provendrá de nueva capacidad fotovoltaica, pues el Gobierno espera que la producción de esta energía aumente de los 23 TWh actuales a 72 TWh en 2030.

Según el experto en renovables Gianni Silvestrini, para alcanzar el objetivo de 72 TWh, la potencia instalada de nuevos sistemas solares debe ser superior a los 3 GW anuales. Por otro lado, el Gobierno del país afirma que cree que el coste de la tecnología solar descenderá entre el 40 el 70 % en la próxima década. La solar de gran escala, un segmento que no ha crecido en los últimos cuatro años, recibirá nuevos apoyos a partir de 2020 a través de un mecanismo de subastas.