Científicos coreanos aumentan la estabilidad de las células solares de perovskita

Un equipo de científicos de Corea del Sur ha desarrollado un método para la creación de células solares estables de perovskita usando una nanoestructura basada en flúor. Las células incorporan una estructura que usa nanoplaquetas de grafeno funcionalizadas selectivamente con flúor, lo cual cubre por completo la capa activa de perovskita y previene que penetre humedad, que es la causante de la degradación de las células.

Los resultados publicados en la revista especializada Nano Letters muestran que las células que incorporan las nanoplaquetas de flúor conservaron el 82 % de su eficiencia inicial después de ser expuestas al aire sin encapsular durante 30 días.

Para poder comparar, los investigadores crearon una estructura similar de nanoplaquetas usando grafeno, y comprobaron que la perovskita se había degradado por completo en solo diez días.

Para construir las células de ideó un proceso en el que los materiales de perovskita se recubren con una película fina y flexible. Este método podría simplificar el proceso de producción y hacer que las células puedan usarse en variedad de aplicación integradas, según UNIST.

“Este estudio soluciona la fragilidad de las células solares de perovskita, que tiene alta eficiencia pero baja estabilidad”, dice el catedrático Jin Young Kim. “Este avance podría suponer la creación de una tecnología prometedora para fabricar células solares de nueva generación y otro tipo de aparatos y pantallas”.

Hace unos meses, investigadores del UNIST ya protagonizaron un gran avance en el estudio de la perovskita cuando alcanzaron eficiencias del 22,1 % para células solares de este material de 1 cm2.