La fotovoltaica en el mundo: Europa y Kosovo

Después de años de incertidumbre y del parón sufrido en 2011-2012, un nuevo informe de EY y Solar Power Europe confirma que la industria solar europea ha vuelto a recuperarse. Según se afirma en el documento, con las políticas adecuadas podríamos ver un crecimiento exponencial en términos de empleo y riqueza hasta 2021. En 2016, el sector contaba con 81.000 empleos a tiempo completo, que podrían aumentar en un 145 % y alcanzar los 174.000 en 2021. El motivo de este auge se debe a los objetivos de los gobiernos del continente de aumentar el porcentaje de energías renovables en su mix eléctrico. Ejemplos de estos países son España, Polonia, Italia y Francia. Según el informe si, en lugar del actual 27 % se aspirase a alcanzar un 35 % de energía procedente de fuentes renovables, se podrían crear hasta un 56 % más de empleos en el sector que beneficiarían, sobre todo, a los empleos de la población más joven, una de las principales preocupaciones del continente. Además, si se aplicasen las políticas adecuadas, el sector se beneficiaría en todos los ámbitos. Por ejemplo, el precio medio de los sistemas fotovoltaicos descendió un 23 % en 2016 en relación a los precios de 2014, y podría reducirse aún más si se eliminara el precio mínimo a la importación, pues en este caso aumentaría la demanda de sistemas.

El Ministro de Desarrollo económico de Kosovo, Valdrin Lluka, ha anunciado que su ministerio empezará en breve a otorgar licencias para proyectos solares de gran escala que serán seleccionados mediantes subastas. El Ministro ha añadido que el nuevo mecanismo de subastas espera atraer al país inversiones por un volumen de hasta 100 millones de euros (116 millones de dólares estadounidenses), pero no ha facilitado más información acerca del proceso ni del tamaño de los proyectos que podrán competir por la adjudicación. Recientemente, la Comisión Europea ha solicitado a Kosovo que tome mediadas para desarrollar las energías renovables en el país, pues las que ha llevado a cabo hasta el momento no son suficientes para mejorar el mercado energético, que depende del carbón y de la importación de electricidad. En su actual estrategia a largo plazo, el país de dos millones de habitantes espera instalar 240 MW de renovables, de los que tan solo 10 MW serían de solar. En 2014 se conectaron a la red 101 sistemas fotovoltaicos que sumaban 77 KW bajo el esquema de tarifas reguladas (FiT), y en 2015 lo hicieron otras 135 instalaciones con una capacidad total de 2364 kW.