La solar es la fuente energía que más rápido ha crecido en 2016 según el último informe de la IEA

La Agencia Internacional de Energía (IEA) con sede en París publicó ayer un nuevo informe que sitúa a la solar como la fuente de energía que más rápido ha crecido en 2016 a nivel mundial.

La IEA, que recibe críticas a menudo por sus estimaciones conservadoras acerca del despliegue y los pronósticos de crecimiento de las energías renovables, sugiere en su informe de este año titulado Renewables 2017 que las energías limpias podrán alcanzar los 1.000 GW a nivel mundial en 2022, igualando la capacidad actual del carbón.

El informe muestra que la capacidad fotovoltaica creció un 50 % en 2016 apoyada por un crecimiento mantenido en China, Estados Unidos e India. Gracias a estos datos, la IEA ha aumentado su pronóstico para 2017 en un 12 % con respecto al del pasado año. “Estamos siendo testigos del nacimiento de una nueva era en la solar fotovoltaica”, afirmó el director ejecutivo de la IEA, Fatih Birol. “Creemos que el crecimiento de la capacidad de la solar será más alto que el de ninguna otra tecnología renovable hasta 2022”

La IEA espera que China, Estados Unidos y la India sigan dominando el paisaje renovable y ha pronosticado que dos tercios de nueva capacidad renovable de aquí a 2022 se instalará en esos tres países. En 2022, la electricidad instalada de fuentes renovables alcanzará más de 8.000 teravatios hora, ha dicho la IEA, el equivalente al consumo de China, la India y Alemania juntos.

Este crecimiento implicará  que las renovables suplirán el 30 % de las necesidades mundiales en 2022, superando el 24 % alcanzado en 2016. “El crecimiento de la generación renovable será dos veces mayor que el del gas y carbón combinados”, recoge el informe. No obstante, muchos expertos climáticos afirman que la IEA sigue infravalorando el potencial de las renovables.

“2016 ha sido otro año récord de potencia renovable instalada y de enorme e inesperada deflación de los costes de energía renovable, lo cual vuelve a poner de manifiesto la infravaloración continua que la IEA hace de ambas tendencias que están liderando una transformación increíble del mercado global”, afirma Tim Buckley, director de estudios financieros energéticos en IEEFA, un instituto australiano de análisis energéticos.

Paolo Frankl, el director de energía renovable del IEA, alerta de que a pesar de la caída de los costes de la solar y la eólica, existe el riesgo de que los bajos precios alcanzados conlleven dificultades para los desarrolladores de proyectos, por ello la agencia prefiere ser cauta.

“Es muy probable que las renovables sean incluso más baratas que las alternativas de combustibles fósiles de aquí a cinco años”, dijo Frankl. “No obstante, hay que ser cuidadoso porque esto no significa que automáticamente sean más competitivas y que vaya haber una oleada de inversiones. Eso dependerá del riesgo de la inversión y de si las retribuciones hacen que un determinado proyecto sea bancable o no”.

El mismo día que se publicó el informe, la francesa EDF fue parte de un consorcio que ganó una licitación en Arabia Saudí para desarrollar un proyecto solar por solo 0,0178 dólares / kWh, el precio más bajo nunca visto en la fotovoltaica. Este hecho sugiere que sigue habiendo un gran apetito por desarrollar proyectos fotovoltaicos lo más barato posible siempre que las circunstancias sea favorables.

India, China y Estados Unidos

El contraste entre las fortunas de los mercados solares más grandes del mundo –Japón ha sido desbancado por la India este año– resalta cómo la industria solar crece y decrece, como las mareas. El informe de la IEA muestra que China ha protagonizado casi la mitad de la expansión global fotovoltaica de 2016, con datos que reflejan una historia parecida este año. La sed solar de China está movida por la preocupación acerca de la contaminación del aire del país y las metas de capacidad fijadas en el 13º plan quinquenal del país para 2020. La integración en la red sigue siendo el reto clave para China, añade la IEA.

En la India, el motor del crecimiento es la Misión Solar Nacional, que sentó el objetivo de alcanzar 100 GW de solar en 2022. “La India está intentando mantener la salud financiera de sus ’utilities’ y abordar la integración de la red, lo que hace que el pronóstico sea más optimista”, afirma la IEA. “En 2022, la capacidad del país será más del doble de la actual. Este crecimiento será suficiente para superar la expansión renovable de los EE. UU. por primera vez”.

En los Estados Unidos, la inseguridad de las políticas derivadas del caso Suniva podrían, afirma la IEA, afectar al atractivo económico de las renovables y obstaculizar su crecimiento hasta el 2022. No obstante, Frankl cree que la enorme reducción de los costes de la solar y eólica limitarán el impacto causado por el presidente Trump. “Existe el riesgo de que se apliquen aranceles a los paneles importados de China”, afirma, “pero hasta el momento nuestras previsiones siguen siendo fuertes”.