Race for Water, el barco que funciona con energía solar está en Latinoamérica

Race for Water, la embarcación propulsada con energía solar e hidrógeno que funciona con independencia energética 365 días al año, arribó ayer al puerto de Sansouci, en República Dominicana. Allí permanecerá hasta el 10 de septiembre como parte de una expedición de cinco años dedicada a realizar estudios científicos que apoyen la preservación de los océanos y promuevan soluciones para combatir la contaminación por desechos plásticos.

El barco, de ingeniería suiza, utiliza energía limpia en todo momento para su propulsión y vida a bordo. Inició su periplo en abril al sur de Bretaña, en Francia, y ha realizado escalas en Bermudas y Cuba antes de llegar a República Dominicana. A través del recorrido, que finalizará en 2021 y tendrá alrededor de 20 paradas en total, buscan “estudiar la contaminación plástica, la caracterización microplástica, los efectos eco toxicológicos de los desechos marinos y sus impactos en los distintos ecosistemas”, explicó Marco Simeoni, presidente de la Fundación Race for Water.

“Nuestra ambición es apoyar a la comunidad científica para comprender mejor los impactos de la contaminación plástica y encontrar soluciones adaptadas”, señaló Simeoni.

Según Greenpeace, los océanos se han convertido en un gran vertedero al que cada año se arrojan tantos desechos plásticos como el equivalente a un camión de basura por minuto. Race for Water pretende servir como plataforma educativa, laboratorio itinerante y ejemplo de trabajo de innovaciones de tecnología limpia. Sus cuatro objetivos principales son:

1. Promover soluciones innovadoras capaces de transformar los residuos plásticos en fuentes de energía (una máquina desarrollada junto con ETIA cuyo proyecto piloto se presentará en otoño de 2017).

2. Acelerar la transición hacia las energías limpias mejorando la potencia mixta de su embarcación, formada por energía solar e hidrógeno.

3. Contribuir al desarrollo científico albergando en la embarcación a equipos internacionales de investigadores y proyectos educativos.

4. Despertar la conciencia de las personas encargadas de tomar decisiones, el público general y las generaciones más jóvenes acerca de la necesidad urgente de preservar los océanos.