Agencia de exportación Apex-Brasil y Absolar intensifican su colaboración

Share

La Agencia Brasileña de Promoción de Exportaciones e Inversiones (Apex-Brasil) y la Asociación Brasileña de Energía Solar Fotovoltaica (Absolar) quieren incrementar su colaboración en el sector fotovoltaico para atraer más inversiones extranjeras. Ambas organizaciones firmaron un acuerdo de cooperación técnica (ACT) esta semana con el que prevén aumentar las acciones conjuntas. Entre las iniciativas en las que Apex Brasil y Absolar han cooperado se encuentra una jornada sobre el mercado solar brasileño durante la feria Intersolar Europe en Alemania.
Las organizaciones quieren atraer inversiones en el sector de Estados Unidos, Europa y Asia principalmente. Aunque el mercado solar brasileño todavía es pequeño, la capacidad instalada se sitúa en unos 15 megavatios, la convocatoria de dos licitaciones solares nacionales este año, que se suman a la celebrada el año pasado, así como la posible introducción de descuentos impositivos, tanto para la generación de instalaciones como para equipamiento de producción, han hecho aumentar el interés de inversores. Para la licitación de reserva de agosto se han registrado proyectos fotovoltaicos con una potencia de unos 12,5 gigavatios y para la licitación de reserva de noviembre se han inscrito cerca de 21 gigavatios en proyectos.
"La inversión extranjera directa es fundamental no solamente para desarrollar la cadena de la energia solar sino también para diversificar la matriz energética", afirmó el presidente de Apex-Brasil David Baroni Neto. Los requisitos de contenido local aprobados el año pasado por el Banco Nacional de Desarrollo Económico y Social (BNDES) de Brasil para obtener finaciación para centrales solares han hecho que aumente el interés por establecer fábricas solares. Apex-Brasil da apoyo en la actualidad a varios proyectos, entre ellos una fábrica de módulos que la empresa china BYD prevé abrir en Sao Paulo. La agencia también proporciona apoyo para una factoría de 80 megavatios de la empresa suiza Ecosolifer, cuya localización concreta todavía no se ha definido. (Redacción)