Brasil: ¿industria por necesidad?

Aunque México acoge la mayor industria solar de la región en la actualidad, en Brasil existen planes cada vez más concretos y avanzados de fábricas solares. Responsable en gran parte de ello son las exigencias de contenido local para las centrales solares que participen en subastas públicas de energía que por fin han sido publicadas a mediados de agosto.
Para acceder a la financiación, el BNDES exige hasta 2017 un 60 por ciento de “Factor N” de contenido local en módulos cristalinos, un 40 por ciento entre 2018 y 2019, para volver al 60 por ciento a partir de 2020. A los módulos de capa delgada se les exige el 60 por ciento hasta 2017 y un 70 por ciento a partir de 2018. La obligatoriedad del 40 por ciento en los inversores se estipula a partir de 2018.
El primer anuncio de planta de ensamblaje de módulos se produjo pocos días después de que se publicaran las reglas de contenido local. La empresa brasileña S4 levantará una línea de 100 megavatios en el estado de Goiás, donde ensamblará módulos cristalinos con los materiales que les suministrará el fabricante chino de módulos y células Linuo Solar.
De momento, solo existe en Brasil la fábrica de módulos de la empresa Tecnometal (desde 2012, con una capacidad de producción de 25 megavatios) y, previsiblemente a partir de este año, una fábrica de módulos de la empresa Brasil Solair. Pero planes hay muchos. Muy interesados en atraer a una industria del futuro, varios estados brasileños conceden incentivos o hasta financiación (Minas Gerais) para fábricas solares. Alagoas ya anunció el pasado mes de febrero que aprobaba incentivos fiscales para una fábrica que realizará la empresa Pure Energy, un proyecto que requerirá una inversión de 40 millones de reales brasileños (unos 17,7 millones de dólares estadounidenses).
Pero en Brasil no solo hay planes para producir módulos de silicio, también hay proyectos industriales de capa delgada. La empresa china Hanergy cerraba un acuerdo con el gobierno de Rio Grande do Sul a finales del año pasado para la construcción de una fábrica de módulos solares de capa delgada, mientras que hace un año la empresa estadounidense PAC West Equities anunciaba el interés de un estado brasileño por adquirir línea de módulos de diseleniuro de cobre, indio y galio (CIGS). El valor de este proyecto se estimaba en 100 millones de dólares estadounidenses.
Fábricas integradas
Uno de los grandes proyectos industriales que empieza a cristalizar es Silicio Verde. El proyecto que comparten Brasil y Paraguay lleva gestándose varios años y es una de las mayores iniciativas industriales solares de la región. Contempla la producción de toda la cadena de valor, desde el silicio hasta los módulos en las cercanías de la mayor central hidráulica del mundo, Itaipú. El pasado mes de mayo se firmó un acuerdo entre empresas alemanas, en concreto el Solar Cluster Baden de Baden – Wurttemberg, y el centro Itaipú Binacional, así como otras organizaciones institucionales, para la elaboración de un estudio de factibilidad que deberá estar concluido en octubre de este año. La inversión para este proyecto se estimó en el año 2012 en más de 900 millones de dólares estadounidenses.
Pero este no es el único proyecto industrial en la región. De hecho, en Brasil existen planes para implantar varias fábricas integradas. Destacan los planes de la empresa eléctrica Eletrosul, la cual desarrolla en la actualidad un proyecto piloto de producción de polisilicio y de células en colaboración con varias universidades como la Universidade do Extremo Sul Catarinense (Unesc), en Santa Catarina. Como también son de destacar los planes de la empresa Solar Par, que estudia construir tres fábricas solares integradas en los estados brasileños de Espirito Santo, Minas Gerais y Mato Grosso do Sul, en las que se fabricaría de obleas a módulos y para lo cual la empresa estima una inversión de 750 millones de reales brasileños (unos 340 millones de dólares estadounidenses). Blanca Díaz López
El artículo completo sobre el estado actual de la industria solar en América Latina lo podrán encontrar en la próxima edición impresa de pv magazin Latinoamérica.