México: con ganas de industria

Mientras el mercado fotovoltaico en América Latina empieza a animarse con la puesta en marcha de grandes centrales, la industria fotovoltaica latinoamericana sigue siendo todavía testimonial.
Sólo una empresa, la mexicana Solartec, produce actualmente células solares en América Latina. Y muy pronto también obleas, ya que a finales de julio Solartec anunció la adquisición de equipamiento de producción de obleas del fabricante Bosch Solar, otrora un gran productor fotovoltaico alemán que decidió salir del negocio solar el año pasado. La línea adquirida dispone de una capacidad de producción de 30 millones de obleas anuales. El objetivo de la compañía mexicana es integrarse para poder competir, en especial con el producto procedente de China.
“Tenemos que tener la misma ecuación de valor que los fabricantes chinos”, afirma Gustavo Tomé, director general de Solartec. Por ello, la empresa busca adquirir también una fábrica de lingotes que se instalaría asimismo en el complejo industrial del que dispone desde el año 2009 en Irapuato, en el estado de Guanajuato. "Nuestro plan es en los próximos 24 meses tener una fábrica integrada de un cuarto de mega", explica Gustavo Tomé a pv magazine, quien como parte de los planes de expansión de la compañía mexicana no descarta adquirir una fábrica solar en Europa para suministrar al mercado europeo. Este año, Solartec prevé producir un volumen de 250 megavatios de módulos solares, un volumen de producción más que respetable.
México: líder de producción
Y es que México es el país que dispone de una mayor capacidad de producción de módulos solares en América Latina, aunque paradójicamente su producción sea casi íntegramente exportada a Estados Unidos. En la actualidad existen seis fábricas solares en el país, la mitad de ellas filiales de grandes empresas extranjeras que producen para la exportación: Jabil Circuit, en Chihuahua, la japonesa Kyocera, que produce en Tijuana desde 2009, y la estadounidense Sunpower, empresa que inauguró una fábrica con una capacidad de producción de 400 megavatios el año pasado en Mexicali. A estas se suman Solartec, la veterana ERDM en Veracruz y Solarvatio (12 megavatios de capacidad de producción) en Oaxaca, la cual inició su andadura el año pasado.
Sin embargo, con el crecimiento esperado del mercado local en los próximos años y con la coyuntura internacional, la industria solar mexicana podría seguir creciendo. Y mientras Solartec planea integrarse para competir con empresas solares chinas, éstas podrían establecer fábricas en México. La empresa de investigaciones de mercado Trend Force identifica a México como el país en el que hay más posibilidades de que empresas chinas instalen fábricas de módulos solares para evitar posibles nuevos aranceles en Estados Unidos, según informaba el pasado mes de junio. Y varias empresas chinas, como JA Solar, Chint o Hareon, han considerado producir módulos solares en México. El pasado mes de febrero, el gobernador de Aguascalientes, Carlos Lozano se reunió con representantes de varias compañías chinas, entre ellas JA Solar y Chint, para tratar sobre posibles inversiones, incluidas posibles fábricas solares. Sin embargo, aunque las perspectivas de crecimiento son buenas, las cosas no han ido siempre bien en la industria solar mexicana. Hace tan solo dos años tuvieron que echar el cierre las fábricas de módulos solares que operaban Siliken y Panasonic en el país. (Blanca Díaz López)
El artículo completo sobre el estado actual de la industria solar en América Latina lo podrán encontrar en la próxima edición impresa de pv magazin Latinoamérica.