La Universidad TEC de Costa Rica participará en Solar Decathlon Europe

El equipo del Instituto Tecnológico de Costa Rica (TEC) se ha clasificado para competir en la próxima edición del Solar Decathlon Europe. En junio de 2014, los 37 estudiantes que componen el TEC Team tendrán la oportunidad de defender su concepto de arquitectura solar sostenible en la edición europea del concurso universitario, que en esta ocasión se celebra en Versalles, Francia.
La casa “Tropika” diseñada por el equipo costarricense fue una de las 20 seleccionada para participar en el certamen de entre las más de 45 universidades que se presentaron al concurso. Otras dos universidades latinoamericanas también salieron airosas de la primera criba y estarán en Versalles: la Universidad Nacional Autónoma de México y la Universidad Técnica Federico Santa María de Valparaíso, Chile, que forma equipo con la universidad francesa de La Rochelle.
Los decatletas solares tendrán que superar diez pruebas en las que se pone a prueba no solo la eficiencia energética de sus diseños de casas alimentadas exclusivamente por energía solar, y que son monitorizadas en todo momento, sino también la arquitectura, ingeniería y construcción, el balance energético de la casa, su funcionalidad, su integración en el medio urbano, lo innovador del proyecto, la sostenibilidad de los materiales empleados, así como también la simpatía y comunicación del equipo.
"En este momento, estamos afinando el concepto de diseño", indica Juan Carlos Martí, coordinador general del proyecto universitario costarricense. Martí revela que la casa estará diseñada en módulos de manera que se facilite la construcción in situ, para lo cual las reglas del concurso solo otorgan diez días. Una de las ventajas que tendrá el diseño Tropika es su versatilidad y replicabilidad, de manera que con pequeñas modificaciones puede ser construida en cualquier ubicación con condiciones climáticas similares a la de Costa Rica, dice Martí. Una vez concluido el certamen, la idea es donar la casa a alguna organización de manera que la población costarricense pueda observar de cerca los beneficios de la tecnología solar y la arquitectura sostenible.
Costa Rica cuenta en la actualidad con poca potencia fotovoltaica instalada. En noviembre del pasado año se conectó a la red la central solar "Miravalles", de un megavatio de potencia. La central, promovida por el Instituto Costarricense de Electricidad y el Ministerio de Ambiente, Energía y Telecomunicaciones, fue financiada gracias a una donación de diez millones de dólares del gobierno japonés. En junio de este año, el gobierno costarricense firmó un acuerdo de colaboración con el gobierno chino mediante el cual se abre una línea de crédito de aproximadamente 30 millones de dólares para la adquisición de 50.000 módulos fotovoltaicos. Además de utilizar estos módulos para dar cobertura eléctrica al dos por ciento de la población que aún no tiene acceso a la red, el gobierno pretende construir una central de diez megavatios de potencia. (Redacción)