Pruebas de subvenciones a los fabricantes chinos de productos fotovoltaicos

Al parecer, en su investigación antisubvenciones la Comisión Europea ha obtenido pruebas sobre ayudas estatales ilegales, que habrían recibido los fabricantes de productos fotovoltaicos cristalinos. Es lo que ha comunicado la agencia de prensa Reuters remitiéndose a círculos vinculados con las investigaciones. La asociación EU ProSun, liderada por Solarworld, que el pasado otoño presentó también en Bruselas la denuncia antisubvenciones y antidumping, ve confirmadas sus acusaciones.
La Comisión Europea ha revelado ahora que los módulos solares procedentes de China contienen un 11 por ciento de subvenciones. «Los subsidios de China se emplean para apartar a los competidores europeos del mercado. Ningún proveedor chino podría sobrevivir sin estas ayudas», afirma el presidente de EU ProSun, Milan Nitzschke. Y añade que la lista de las subvenciones analizadas sería muy larga e incluiría el acceso a materias primas y electricidad más baratas, la sobrecapacidad, ayudas para la comercialización, así como la financiación estatal de empresas no competitivas. EU ProSun criticó que la Comisión Europea no actuara después de la información obtenida. La Alianza para la Energia Solar Asequible (Afase) no quiso pronunciarse al respecto.

Al ser interrogada la Comisión Europea se negó a ofrecer una declaración, ya que la fuente de los informes quedó sin nombrar. Pero admitió que a los diferentes partidos involucrados en la guerra comercial sobre los subsidios fotovoltaicos se les habría enviado las averiguaciones de la comisión en el caso antidumping y antisubvenciones. Según Bruselas, ahora tocaría a las organizaciones y empresas comentar los resultados, aunque los contenidos serían confidenciales y no accesibles al público. "Quiero dejar claro que los resultados revelados en el proceso antisubvenciones no afectarán a la solución consensual alcanzada con China a principios de agosto en el proceso antidumping", dijo John Clancy, portavoz del Comisario europeo de Comercio.

La Comisión Europea había acordado con China unos precios mínimos de importación para productos fotovoltaicos cristalinos procedentes de China y un determinado volumen de importación. La mayoría de los fabricantes chinos aceptó este compromiso que será controlado por la cámara de comercio china. Desde el 6 de agosto el resto de fabricantes chinos de productos cristalinos debe pagar unos aranceles provisionales de importación del 47,6 por ciento cuando envíen mercancías a los países de la UE. En el proceso antisubvenciones, la Comisión Europea al principio no quiso imponer derechos compensatorios a compañías chinas. Una decisión final en ambos casos se espera para principios de diciembre. (Sandra Enkhardt)