A un año de la Ley de Reducción de la Inflación en Estados Unidos: el renacimiento

Share

En el primer aniversario de la aprobación de la Ley de Reducción de la Inflación (IRA), el histórico proyecto de ley ya ha comenzado a estimular la economía y a llevar a Estados Unidos hacia un futuro neutro en carbono.

El enorme proyecto de ley sobre energía, clima e impuestos incluye 600.000 millones de dólares de gasto, 370.000 millones de los cuales se centran en apoyar el desarrollo de las energías renovables y la resistencia climática. El gasto se financiará cerrando las lagunas fiscales de los estadounidenses y las empresas más ricos. La legislación contiene numerosas disposiciones de apoyo a la industria solar estadounidense, incluida una ampliación a largo plazo de la desgravación fiscal a la inversión federal, importantes incentivos a la fabricación nacional, normas laborales, desgravaciones fiscales a la producción y mucho más.

En los últimos doce meses, numerosos expertos del sector han pontificado sobre lo que la IRA significará para la economía estadounidense, el clima, la seguridad de la cadena de suministro y mucho más. Los expertos del Laboratorio Nacional de Energías Renovables, por ejemplo, esperan que el IRA aumente la energía limpia entre un 71% y un 90% del total de la generación estadounidense para 2030.

Según un nuevo análisis de la Asociación de Industrias de la Energía Solar (SEIA), en el año transcurrido desde la entrada en vigor de la IRA, las empresas estadounidenses de energía solar y almacenamiento han anunciado más de 100.000 millones de dólares en inversiones del sector privado, con hasta 51 instalaciones de fabricación de energía solar anunciadas o ampliadas en el último año.

El impulso detrás del crecimiento de la fabricación de energía solar son los créditos fiscales a la producción (PTC) dentro de la IRA. Los PTC, que antes se concedían a los parques eólicos, incluyen ahora por primera vez la energía solar. El PTC para energías limpias estará disponible hasta finales de 2024, cuando pasará a ser tecnológicamente neutro. Los proyectos solares, eólicos, geotérmicos, de biomasa, hidroeléctricos y de otro tipo que cumplan los requisitos recibirán una desgravación fiscal de 0,003 dólares por kilovatio-hora generado, de los cuales 0,015 dólares se pagarán a los proyectos construidos por trabajadores que reciban un salario predominante y que cumplan los requisitos de aprendizaje. Los proyectos construidos antes de la “fecha límite para el inicio de la construcción”, que tendrá lugar 60 días después de que la Agencia Tributaria especifique los requisitos salariales y de aprendizaje, podrán acogerse a una desgravación mayor, de 0,026 dólares por kilovatio-hora.

En los últimos meses, pv magazine Estados Unidos ha informado sobre una plétora de anuncios de fabricación en toda la cadena de suministro fotovoltaico, siendo el más reciente el del fabricante alemán Siemens, que planea abrir una fábrica de inversores de string en EE.UU. donde prevé suministrar 800 MW anuales al mercado estadounidense a escala de servicios públicos.

Aunque se espera que los inversores fabricados en Estados Unidos proporcionen sólo 7 GW de capacidad, las expectativas de capacidad de los módulos, células, lingotes y obleas de fabricación nacional son impresionantes. SEIA prevé que para 2026, Estados Unidos tendrá más de 17 veces su capacidad de fabricación actual en toda la cadena de suministro, es decir, suficiente para abastecer a la mayoría de los proyectos solares que se espera construir en Estados Unidos.

Los anuncios, más de 155 GW de fabricación de suministros de energía solar, tal como se informó la semana pasada, incluyen:

  • 85 GW de capacidad de módulos
  • 43 GW de células
  • 20 GW de lingotes y obleas de silicio
  • 7 GW de capacidad de inversores

Entre estos anuncios figura el de la empresa suizo-alemana Meyer Burger, que construirá una planta de fabricación de células solares de 2 GW anuales en Colorado Springs (Colorado). La instalación se utilizará para producir células solares para su propia planta de fabricación de módulos solares en Arizona.

QCells también ha anunciado planes para fabricar en toda la cadena de suministro, incluyendo lingotes, obleas, células, módulos y encapsulantes que se harán una nueva instalación en el condado de Bartow, Georgia, complementando su instalación existente en Dalton, Georgia.

“El aumento sin precedentes de la demanda de energía limpia fabricada en Estados Unidos es una clara señal de que los incentivos a la energía limpia aprobados el año pasado por el Congreso están funcionando”, afirmó Abigail Ross Hopper, presidenta y consejera delegada de SEIA.

La fabricación nacional no sólo garantizará que las inversiones estadounidenses en energía limpia se queden en Estados Unidos, sino que contribuirá a las economías de la región de fabricación”. Muchas ciudades, estados y condados incentivan a las empresas solares para atraerlas a invertir en su zona debido a los beneficios económicos. Según la Asociación Nacional de Fabricantes, por cada dólar gastado en fabricación, se añaden 2,60 dólares a la economía.

Las instalaciones de fabricación solar anunciadas en el último año darán empleo a más de 20.000 estadounidenses. La mano de obra de la industria solar se triplicará y superará los 100.000 empleos en la próxima década, lo cual es una buena noticia. El reto, sin embargo, es encontrar a los trabajadores. Según el reciente Censo Nacional de Empleo Solar del Consejo Interestatal de Energías Renovables (IREC), la realidad es que la escasez de mano de obra en Estados Unidos sigue planteando problemas de contratación. El informe señala que, en 2022, el 44% de los empresarios del sector solar afirmaron que era “muy difícil” encontrar candidatos cualificados, el porcentaje más alto jamás registrado en el Censo de Empleo Solar. La Ley de Reducción de la Inflación intenta remediar el problema con nuevos requisitos relacionados con la mano de obra que abordan la formación, la retribución, la diversidad y el desarrollo del empleo en zonas desatendidas.

Entre los muchos beneficios de la aprobación de la histórica Ley de Reducción de la Inflación, además de asegurar una cadena de suministro nacional, está la descarbonización de la red estadounidense. El IREC prevé que el total de instalaciones estadounidenses se multiplicará por cinco en los próximos 10 años, pasando de 141 GW en 2022 a más de 700 GW en 2033. El crecimiento de la energía solar libre de emisiones compensará 459 millones de toneladas métricas de CO2 anuales en 2033, lo que equivale aproximadamente a un tercio de todas las emisiones del sector eléctrico en 2021.

Mientras miramos hacia atrás y vemos las oportunidades que presenta la IRA, también debemos reconocer los retos que debemos superar a medida que construimos una red de energía limpia. Gregory Wetstone, presidente y consejero delegado del Consejo Estadounidense de Energías Renovables (ACORE), señaló que los retos, como las limitaciones de la cadena de suministro, las restricciones comerciales, los retrasos en las colas de permisos e interconexión, la insuficiente capacidad de transmisión y la escasez de mano de obra, pueden retrasar los acuerdos, aumentar los costes de los proyectos y mucho más. “El aniversario de hoy es digno de celebración, pero nos queda trabajo por hacer para aprovechar todo el potencial de la nueva ley y alcanzar los ambiciosos objetivos de energía limpia de la administración Biden. Debemos hacer frente a estos retos fundamentales para lograr el futuro de la energía limpia que el pueblo estadounidense quiere, y nuestros científicos dicen que necesitamos desesperadamente.”

Este contenido está protegido por derechos de autor y no se puede reutilizar. Si desea cooperar con nosotros y desea reutilizar parte de nuestro contenido, contacte: editors@pv-magazine.com.

Popular content

Copec anuncia BESS por 105 MW / 420 MWh para el proyecto Granja Solar, en Chile
16 julio 2024 En abril de este año, Copec adquirió el parque fotovoltaico Granja Solar, con una capacidad de generación de 123 MWp y ubicado en la región de Tarapac...