Cómo afectará a la industria solar la nueva generación de paneles de 500 W

Share

Hay dos fabricantes de módulos solares, Risen Energy y Trina Solar, que han presentado los primeros módulos fotovoltaicos de 500 W y 72 células.

¿Cómo cambiará la llegada de estos módulos de 500 W a la industria solar?

“Para las aplicaciones en las que se tiene mucha superficie, particularmente comercial y sobre todo a gran escala, es realmente significativo”, dijo a pv magazine el director general de Cinnamon Energy Systems, Barry Cinnamon. “Podrías usar menos módulos – reduce los costos de manejo y los costos de balance general del sistema bajan.”

Si se necesitan menos módulos para alcanzar las especificaciones de capacidad de un proyecto, eso significa que los costos generales del proyecto disminuirán a medida que esos módulos sean económicamente viables. Un área significativa que verá la reducción de costos vendrá del racking y los seguidores.

“Se va a reducir el costo de los racks y seguidores por módulo”, dijo Matt Kesler, jefe de tecnología de OMCO Solar, un fabricante de estructuras y seguidores de inclinación fija con sede en Arizona. “Reducirá el coste por vatio de la mano de obra de instalación. También beneficiará a estructuras y seguidores más ergonómicos. A medida que los módulos se fabriquen más grandes, van a ser más pesados y más anchos. Tendrán más valor los soportes y estructuras que mejor los admitan.”

El consenso entre los instaladores entrevistados por pv magazine fue que el módulo promedio instalado es de 380 W. Esto significa que los paneles de Trina y Risen entregan alrededor de un 31% más de potencia que el panel promedio. Cinnamon dijo que hace 10 años, la potencia media del módulo era de unos 250 W.

Por muy prolijo que sea el cálculo, estos paneles tienen un largo camino por recorrer hasta que sean estándares de la industria, y mucho menos puntos de referencia para la instalación promedio.

“La industria tarda unos cinco años en cambiar todo su equipo de montaje a un nuevo tamaño”, dijo Cinnamon. “Es mucho trabajo comprar un nuevo equipo porque a menudo no se puede reprogramar… Estamos hablando de tres a cinco años para cambiar todo ese equipo.”

“El sector más común será el de C&I”, dijo Jock Patterson de la filial estadounidense del fabricante de inversores Fronius. “Los veo en los tejados donde el espacio es limitado y quieren módulos de mayor eficiencia. Los grandes proveedores van a sentir la presión de suministrar un inversor de 1.500 V. Los que no lo suministren van a sentir que se están perdiendo esos proyectos de tejados más grandes.”

Ese cambio no será para toda la industria. El mercado de la energía solar residencial tendrá poco impacto directo a medida que estos módulos se comercialicen, ya que los módulos de 72 células siempre han sido demasiado grandes para ser prácticos en instalaciones domésticas donde el espacio en el techo es limitado, los espacios de trabajo están en ángulo y los trabajadores tienen que poder transportar los módulos de uno en uno por escaleras. Cualquier cosa que vaya más allá del módulo estándar de 60 células de 1 metro por 1,6 metros es demasiado engorroso.

La esperanza de los instaladores residenciales con los que habló pv magazine era que las tecnologías utilizadas para llevar estos módulos a 500 W se filtraran finalmente a sus hermanos de 60 células. A su vez, esto significaría que las instalaciones residenciales podrían ocupar menos superficie de tejados y al mismo tiempo proporcionar más energía, lo que en última instancia reduciría los costos del sistema.

Risen afirma que podría alcanzar fácilmente los 600 Wp de potencia con un panel de 60 celdas.

De pv magazine USA, por Tim Sylvia